7 de enero de 2015

San CANUTO LAVARD. (1096-1131).


(dan.: Knud Lavard). 
Origen, estirpe.

Martirologio Romano: En los bosques cercanos a Ringsted, en Dinamarca, san Canuto, apellidado Lavard, mártir, quien, hecho duque de Schleswig, ejerció el poder de modo justo y prudente, y favoreció la piedad de su pueblo. Murió asesinado por enemigos que rechazaban su autoridad.

Nació en Roskilde (Dinamarca). Nieto de san Canuto, rey de Dinamarca, con el que a veces es confundido. Era hijo del rey Erik Ejegod. Fue enviado a la corte de Sajonia para su educación, de donde volvió muy amigo de la organización feudal y de la cultura alemana. Tras una contienda armada logró ser nombrado duque de Schleswing y como tal mostró altas dotes de gobernante, así como el ejemplo de una vida sinceramente cristiana. Pasó la mayor parte de su vida combatiendo contra los piratas vikingos.
Un día en que Canuto había condenado a la horca a algunos de ellos, en castigo por sus piraterías, uno de los condenados alegó que era de sangre real y que estaba emparentado con Canuto, el duque respondió que, si era cierto, la distinción que le merecía su nobleza era que le colgaran del palo mayor de su navío, y así se hizo.
Primero combatió a los vendos pero luego hizo las paces con su rey, que al no tener hijos le nombró su sucesor. Esto alarmó al príncipe Magno y que veía peligrar sus derechos al trono danés, y por esta causa fue asesinado por una conspiración de los daneses, dirigidos por Magno, en un bosque cercano a Ringsted. por sus primos Magno Nielsen y Enrique Skadelaar. Se le venera como mártir. 
Como había protegido a la Iglesia en sus Estados y había dado todo su apoyo a la evangelización de san Vicelino, obispo de Oldenburg, el pueblo vio un martirio en su muerte. 
Fue canonizado por el papa alejandro III en 1169, a petición de su hijo Valdemar I de Dinamarca, y de Esquilo, obispo de Lünd. El Martirologio Romano, ateniéndose al culto que el santo recibía en Dinamarca, le llama mártir, pero en realidad se trata más bien del héroe de una dinastía que de un mártir.