22 de enero de 2015

San BARNARDO DE VIENNE. (777/8 - 841/2).


(Bernardo de Romans. fr.: Barnard de Vienne).
Oso fuerte.

Martirologio Romano: En el monasterio de Romans, junto al río Isère, en la región de los Alpes franceses, sepultura de san Barnardo, obispo de Vienne, que, dejando el servicio del emperador Carlomagno, abrazó la milicia de Cristo, repartió entre los pobres los bienes recibidos de su padre, construyó dos cenobios, el de Ambronay y el de Romans, en donde terminó sus días.

Nació en Lyon, en el seno de una distinguida familia. Fue educado en la corte de Carlomagno y se casó. Hacia el año 800, después de siete años de matrimonio y con el consentimiento de su esposa, fundó la abadía de Ambronay, donde después se hizo monje benedictino y fue elegido abad. El año 810, fue hecho obispo de Vienne de Francia. Aunque las biografías que poseemos no aportan muchos datos y son de época tardía, todo nos lleva a la conclusión de que Bernardo fue uno de los más influyentes y santos prelados de su tiempo. 
Tal vez su conducta en las agitaciones políticas de la época de Ludovico Pío, no fue la más prudente, pero su celo por la pureza de la fe y las costumbres es indiscutible. Fue acusado por algunos obispos franceses de consagrar arzobispo de Lyon a su amigo Agobardo cuando todavía vivía su predecesor Laidrado que se había retirado el monasterio de San Medardo de Soissons. Tuvo que justificarse en el concilio de Arles en el 816. 
En el 815 el emperador Ludovico Pío dividió el imperio entre sus tres hijos: Pipino tuvo Aquitania, Ludovico le tocó Baviera e Italia a Lotario. Pero el emperador tuvo un cuarto hijo, Carlos el Calvo y como consecuencia en el 823, quiso modificar la división que había realizado, provocando la revuelta de sus hijos. Bernardo siempre había estado en buena relación con Ludovico Pío, pero cuando el papa Gregorio IV, se acercó a Francia para reconciliar al emperador con sus hijos, fue retenido en el campo por Lotario, Bernardo y su amigo Agobardo de Lyon, se reunieron con el papa y tomaron parte por Lotario. En Compiègne, junto a otros prelados franceses, proclamaron la caída de Ludovico Pío. Pero Lotario fue derrotado por su padre que se apoderó de nuevo del trono; Bernardo y Agobardo fueron depuestos en el concilio de Tramoye. Bernardo, que siguió a Lotario en Italia, fue convocado por el emperador a un asamblea en Crémieux, pero no asistió. En el 837, Bernardo y Agobardo fueron nuevamente colocados en sus sedes episcopales y en el 838 tomaron parte en el sínodo de Quierzy.
La autenticidad de las encomiásticas cartas que le dirigieron los Papas Pascual I y Eugenio II es muy dudosa. San Bernardo fundó la abadía de Santos Severino, Exuperio y Feliciano de Romans, hacia el año 837, donde fue enterrado a su muerte, acaecida el 23 de enero del año 842. Sobre su tumba está grabado un epitafio muy elogioso. Su culto fue confirmado el 9 de diciembre de 1903 por san Pío X.