26 de enero de 2015

San ALBERICO DE CITEAUX. M. 1109.



(Oberón. fr.: Albéric, Aubry de Cîteaux)

Habil gobernante. Oso noble

Martirologio Romano: En Citeaux, en Borgoña, en la actual Francia, san Alberico, abad, que, siendo monje en Molesmes, fue uno de los primeros religiosos que fundaron el nuevo cenobio. Ya abad del monasterio, sobresalió por su celo en procurar la formación de sus monjes, como verdadero amante de la Regla y de los hermanos.

Fue ermitaño en Colán, cerca de Chatillon-sur-Seine, después siguió a san Roberto en Molesmes (1057), donde fue prior. Esta era una comunidad que se proponía ser ejemplar por su espíritu devoto y obediente, por su austeridad y disciplina. Pero los propósitos son fáciles, pero seguirlos es más difícil. De este modo los monjes de Molesmes, a pesar de sus buenas intenciones, terminaron por adaptarse a una vagancia, y una cierta indisciplina, futilidad y comodidad. San Roberto intentó, en vano, remediarlo, recurriendo a la severidad. Descorazonado, abandonó el monasterio y se retiró en soledad. 
Alberico, fue más tenaz, utilizó el método de la dulzura, pero tampoco tuvo resultados. Los monjes se rebelaron, acusándolo e injuriándolo, y además maltratándolo, pegándolo, e incluso encerrándolo en el monasterio. El asunto llegó muy lejos, y los monjes rebeldes, reaccionaron, y pidieron perdón, con la intención de cambiar de vida, pero los buenos propósitos les duraron poco. Y por esta causa, Roberto, Alberico y otro grupo de monjes, dejaron Molesmes, para dar vida a la Orden Cisterciense, en Cîteaux en 1098. Así Alberico fue fundador con Roberto de Molesmes y san Esteban Harding de la reforma del Cister (1109). Fue durante diez años, prior en Cîteaux, luchando para que su espíritu no cayera en los mismos errores del pasado, y en el 1100, fue elegido abad. Se dice que recibió un manto blanco de manos de María. Tiene culto local.