7 de enero de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:



San Julián de Gozzano. M. d. 390. 
Deseo del cielo.
Julio y su hermano Julián parece que eran naturales de la isla de Egina en Grecia y allí fueron educados en el cristianismo por sus padres. Se marcharon de su patria para huir de los herejes y obtuvieron del emperador Teodosio el permiso para destruir los altares paganos y construir iglesias cristianas. Julio será presbítero y Julián diácono. Llegados a Italia se quedaron durante un tiempo cerca de Roma, luego atravesaron el Lazio y llegaron a las regiones del norte de Italia, convirtiendo a muchos al cristianismo y construyendo cientos de iglesias. 
Según la tradición, al llegar al lago de Orta, Julio fundó la penúltima iglesia en Gozzano que fue dedicada a san Lorenzo y allí se quedó hasta que fue sepultado su hermano Julián. Las reliquias de Julián fueron trasladadas en 1360 en la nueva iglesia de Gozzano que fue intitulada con su nombre; en la vieja glesia de San Lorenzo sólo queda el sepulcro vacío.
El Martirologio Romano recuerda sólo a san Julio de Novara el 31 de enero, pero el hagiógrafo Ferrari recuerda a san Julián de Gozzano el 7 de enero.  

San Valentín de Retia. M. c. 470. 
(al.: Valentin vom Raetien).
Bueno. Sano. Robusto. Que vale
Martirologio Romano: En Passau, en la antigua provincia romana de Nórico (hoy Alemania), san Valentín, obispo de la Retia.
Era un abad que fue elegido corepíscopo en Rezia, cuya capital sería más tarde Augsburgo; murió en el Tirol (Austria). Arbeo de Fresinga afirma que san Valentín fue primero enterrado en la ciudad de Mais, en el Tirol, pero que sus restos fueron trasladados en el año 750 a Trento, y en 768 a Passau.

San Ciro de Constantinopla. M. 714. 
(gr.: Kyros)
Sol. Pastor. Señor.
Martirologio Romano: En Constantinopla (hoy Estambul, en Turquía), san Ciro, obispo, el cual, siendo monje en Paflagonia, fue elegido para ocupar la sede constantinopolitana, pero, depuesto luego de la misma, murió finalmente en el destierro.
Monje en Amastris (hoy Amasra), ciudad del Ponto Euxino, predijo el retorno al trono de Justiniano II Rhinotmetos, cuando este fue depuesto por el usurpador Leoncio. En el 705 se cumplió la profecía, y el emperador repuesto en su sede no olvidó a Ciro, y, destituido el obispo de Constantinopla, Callinico, lo elevó al episcopado en lugar de este. 
El nuevo patriarca ejerció sobre el emperador una benéfica influencia, mitigando la crueldad en las venganzas contra los adversarios; por obra suya fue recibido en Constantinopla con todos los honores el papa Constantino. 
Ciro conservó su sello episcopal por tres años. En el 712, depuesto por el bárbaro Bardane -que sucedió a Justiniano con el nombre de Filípico- fue sustituido por su propio secretario, Juan, y exiliado. Se ignora el año de su muerte; el Sinaxario Constantinopolitano lo conmemora el 7 y el 8 de enero. Tiene culto local.

San José Tran Van Tuân. (1824-1862). 
(José Tuân. viet.: Giuse Tran Van Tuân). 
El acrecentará. Añadido. Crecimiento.
Martirologio Romano: En la aldea An Bai, en Tonquín (hoy Vietnam del Norte), san José Tran Van Tuân, mártir, el cual, padre de familia y agricultor, por arrodillarse y orar ante una cruz, negándose a pisotearla, fue degollado en tiempo del emperador Tu Duc.
Nació en Nam-Diem, en el seno de una familia cristiana. Era padre de familia y agricultor. En 1860, a raíz de la persecución tuvo que exiliarse de su pueblo, porque el pueblo al ser un centro de cristianos, fue destruido.
Fue arrestado y conducido a la cárcel de Xuang-Truan por ser cristiano, le obligaron a pisar la cruz y se arrodilló ante la cruz y exclamó: “Tu eres mi fortaleza”, entonces le gravaron en el rostro las palabras “Religión perversa”. En 1861 fue llevado a la cárcel de An-Bai, donde pasó diez terribles meses en una estrecha celda, cargado con la canga, con grilletes y cadenas en las manos y los pies. El emperador Tu Duc lo mandó decapitar. Fue canonizado por san Juan Pablo II el 19 de junio de 1988.