11 de enero de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:



San Higinio. Papa. (138-140). M. 140. 
Sano, vigoroso.
Martirologio Romano: En Roma, san Higinio, papa, que fue el octavo en ocupar la sede de san Pedro.
El “Liber Pontificalis” y el Martirologio Romano, afirman que Higinio, fue martirizado durante la persecución de Antonino Pío y fue sepultado “junto al cuerpo del beato Pedro en el Vaticano”.
Nació en Atenas y era hijo de un filósofo. Filósofo. Sucesor en la sede de San Pedro de san Telesforo. Estableció la distinción de rangos en el clero romano, en particular la institución de las ordenes menores para llegar al sacerdocio. Durante su breve pontificado, disminuyeron los ataques de los paganos contra “la nueva raza sin patria” (como eran llamados los cristianos), la Iglesia se vio amenazada en su interior a causa de la proliferación de sectas herética. Combatió la herejía de Valentiniano y Cerdón que eran gnosticos. Parece que también fue el introductor de los padrinos en el sacramento del bautismo. Es uno de los primeros papas en no morir mártir. 
Su culto está suprimido del Calendario renovado, porque su vida fue hagiografiada en el siglo XII, y no se tienen motivos para pensar que este Pontífice muriera mártir y además se ignora el día de su muerte. 

San Alejandro de Fermo. s. III. 
Favorecedor de los hombres. El que rechaza al hombre, el adversario.
El antiguo Martirologio Romano decía: “En Fermo, en Piceno, san Alejandro, obispo y mártir”.
Natural de Fermo, Ancona. Obispo de Fermo. Mártir durante la persecución de Decio. Hoy los hagiógrafos piensan que sufrió martirio junto a san Felipe en Fermo, que son dos mártires anónimos de origen romana y uno fue sepultado en la vía Nomentana y el otro en la vía Salaria, que fueron venerados en muchas localidades a lo largo de la misma vía y que son conmemorados el 3 de Mayo y el 10 de Julio. Su nombre fue incluído en el Martirologio Romano por Baronio. Sus reliquias se conservan en la catedral de Ancona. 

San Tipasio. M. c. 297. 
Martirologio Romano: En Tigava, ciudad de la provincia romana de Mauritania (hoy Argelia), san Tipasio, mártir, el cual, habiéndose retirado legítimamente del ejército, al ser reclamado de nuevo se negó a sacrificar a los dioses, siendo por ello degollado.
La leyenda señala que Tipasio era soldado, y que se retiró de la carrera militar para consagrarse, como cristiano, a la vida eremítica en la provincia oriental de Mauritania, concretamente en los alrededores de la ciudad de Tigava, donde había un campamento militar. 
Sin embargo, fue reclutado nuevamente pero se negó -llevado por su fe- a aceptar el dinero de paga que ofrecía el emperador. Esto le valió ser amenazado de muerte, pero como predijo que el emperador Maximiano iba a tener una victoria, se le conmutó la pena. Cuando le tocó el turno a sacrificar a los dioses de Roma como parte de su vida militar, se negó nuevamente, alegando su fe, y esta vez sí fue ejecutado. 

ruinas de Cartago
San Salvio. s. III. 
(Salvo)
Salvado. Bien conservado, entero
Martirologio Romano: En África, san Salvio, mártir, del que habló san Agustín ante el pueblo de Cartago en el aniversario de su muerte.
De san Salvio, sólo tenemos noticia de que san Agustín predicó en Cartago un sermón sobre este mártir, ya que ese sermón está incluído en el “Indículo” que redactó Posidio. Pero lamentablemente el escrito no ha llegado a nosotros. 
Debió haber sido un mártir reconocido, ya que figura su memoria, en la misma fecha de 11 de enero, en todos los martirologios antiguos (“Vetus Romanum”, Adón, Beda, Usuardo, etc), aunque sin más datos que los que figuran en el Martirologio Romano actual.

San Aspasio de Melun. M. c. 560. 
(fr.: Aspais de Auch).
Bienvenido, deseado
Fue enviado por san Lupo de Sens para evangelizar la región de Brie. Fue obispo de Eauze (hoy Auch) y participó en los concilios de Orleans del 553, 541 y 549, convocados por orden de los reyes Chidelberto I, Clotario I y Tierry I; además de tener un Sínodo provincial en su diócesis en el 551. 
No pudo ser obispo de Melun que no era sede episcopal. Además en las realizaciones más antiguas de su iconografía lo representan como simple sacerdote. A partir del siglo XVII se le convirtió en obispo de Melun. Sus reliquias se conservan en la iglesia de San Aspasio en Melun. Es venerado en la diócesis de Meaux (aquí su festividad se celebra el 2 de enero) y particularmente en Melun, de donde es patrón.  

San Senador. s. X. 
(Senatro)
Miembro de la asamblea de ancianos
Nació en Demenna (Sicilia, Italia) en la primera mitad del s. X, en el seno de una noble familia de nombre Juan y Tedibia, por los que fue educado en la fe y en la ciencia divina. A causa de una aproximación geográfica, en algunas fuentes hagiográficas, se le conoce como “el Calabrés”. Era hermano de san Lucas de Demenna, monje basiliano.
Queriendo vivir la santidad se retiró al Mercurión di Rossano como eremita, después se estableció hasta su muerte en el monasterio de Sant’Elia en Missanello, fundado por san Vital de Castronovo de Sicilia, donde sobresalió por su santidad y dones taumatúrgicos. Por medio de una bula el papa Eugenio III reconoció, en 1151, su culto público en Missanello. La estatua que lo representa, situada en la parroquia del pueblo, es del s. XVI. 

Beatos Juan y Pedro Hattori, Miguel y Tomás Mitsuishi. M. 1609. 
Martirologio Romano: En Yatsushiro, hoy Kumamoto, Japón, beatos Juan Hattori, catequista, junto con su hijo Pedro, y Miguel Mitsuishi, también catequista, junto con su hijo Tomás, que fueron a la muerte con alegría, oración y firmeza en la fe.
En Yatsushiro (hoy Kumamoto, Japón), murieron por la fe once cristianos que han sido beatificados: seis en 1603, uno en 1606 y cuatro en 1609, que son los que conmemoramos hoy. 
Se trata de sencilla gente del pueblo: Miguel, (tenía 50 años) con su hijo Tomás, de trece años; Juan (tenía 39 años) y su hijo Pedro, de cinco años. Son dos catequistas, con sus hijos. Juan . Mueren decapitados. Todos muestran alegría, oración y firmeza en la fe. Se conservan algunas cartas desde la cárcel, donde leían libros de espiritualidad.
El caso del niño Pedro Hatori, es emblemático. Vestido con su kimono de fiesta, en el lugar del suplicio se acercó al cadáver de su padre, martirizado unos momentos antes, se bajó el kimono de los hombros, se arrodilló, juntó las manos para orar y presentó su cuello desnudo ante los verdugos aterrorizados; estos no acertaron en el primer golpe, hiriéndolo en el hombro y tumbándolo a tierra, de donde se levantó para seguir arrodillado en oración; murió decapitado pronunciando los nombres de Jesús y María. Algo parecido pasó con el niño Tomás, de trece años, hijo de Miguel; este niño tenía el brazo izquierdo atrofiado, pero lo levantó con su brazo derecho para morir en actitud de oración (cf. P. Pasio, o.c., cap. 9, foll. 328-330).

Beato Francisco Rogaczewski. (1892-1940). 
(pol.: Franciszek Rogaczewski).
Martirologio Romano: En Gdansk, ciudad de Polonia, beato Francisco Rogaczewski, presbítero y mártir, que fue fusilado durante la ocupación de Polonia por un régimen contrario a Dios.
Nació en Lipinki. Fue ordenado sacerdote en Peplin en 1918. Estuvo como vicepárroco de Nowe Miasto Lubawskie, pasando seguidamente a la diócesis de Gdansk, donde fue destinado al barrio de Wrzeszcz y posteriormente a las parroquias de Santa Brígida y San José. En 1930 fue nombrado rector del centro pastoral para la población polaca, dedicándose a la construcción de la iglesia aneja de Cristo Rey, que en 1937 quedó constituida como sede de una parroquia personal, de la que fue nombrado parroco. Pero como el senado de Gdansk, dominado por los alemanes, protestó furiosamente, tuvo que anularse la elección de la parroquia. Francisco siguió ocupándose de la población polaca entre los que fomentó la Acción Católica y otras diversas obras religiosas y culturales. 
La policia nazi lo arrestó el mismo día de la invasión alemana de Polonia, en 1939 y fue enviado al campo de concentración de Stutthof, Alemania. Aquí padeció continuos malos tratos y torturas, que soportó con paciencia. Era de indole noble y hombre de de una intensa fe y amor a la Iglesia. Fue fusilado a los cuatro meses de internamiento. Fue beatificado por san Juan Pablo II el 13 de junio de 1999.