18 de enero de 2015

Beato ANDRÉS GREGO DE PESCHIERA. M. 1485.


VaronílVarón, viril, hombre, valiente.

Martirologio Romano: En el convento de Morbegno, en los Alpes (hoy en Italia), beato Andrés Grego de Peschiera, presbítero de la Orden de Predicadores, que andando visitó repetidas veces aquella región, donde vivía austeramente junto a los pobres y trataba de conciliar fraternalmente a todos.

Fue llamado "el apóstol de la Valtelina"; nació en Piscaria en la orilla meridional del lago de Garda, en la diócesis de Verona. Con 15 años, ingresó en los dominicos en Brescia, estudió en San Marcos de Florencia. En este convento florecía, por obra del beato Antonio Della Chiesa, la reforma querida por el beato Raimundo de Capua, así Andrés se formó no sólo en el estudio, sino también en la sólida virtud. 
Durante 45 años hizo un fecundo apostolado en la zona de la Valtelina, en la frontera entre Suiza e Italia; fundó el convento de Coira en el cantón de los Grisones en Suiza. Se le ha definido “como consolador de los afligidos, padre de los pobres, maestro de los iletrados y guía de los pecadores”. Predicó con celo la divina palabra, confirmando a innumerables personas en la fe. Creó nuevas parroquias, fundó monasterios, erigió, en el 1475, el célebre convento de Morbegno, que no sólo contribuyó a la revitalización de la vida regular de la Orden, sino que también fue un baluarte contra la herejía. Se negó aceptar cualquier grado de superioridad. El único ofició que aceptó fue el que siempre ejerció: cuestante o limosnero.
En esta vida de penitencia, de oración, de increíbles fatigas perseveró hasta su muerte. Su cuerpo, todavía hoy muy venerado, se encuentra en la iglesia parroquial de Morbegno, pueblo en el que murió. Su culto fue confirmado en 1820 por Pío VII.