25 de mayo de 2015

Beatos MARIO VERGARA e ISIDORO NGEI KO LAT. M. 1950.

Mario: Excelente. Macho. De Marte.
Isidoro: Don de Isis. Fuerte don

Martirologio Romano: En Shadaw, Estado de Kayah, Birmania, beatos Mario Vergara, sacerdote del Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras, e Isidoro Ngei Ko Lat, catequista laico, mártires, muertos por odio a la fe.

Mario Vergara (1910 -1950). Nació en Frattamaggiore (Italia). Después de haber estudiado con los jesuitas en Posillipo, fue ordenado sacerdote en el PIME (Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras) el 24 de agosto de 1934; poco después fue enviado a Birmania, en donde se dedicó al estudio de las lenguas de las tribus locales y después se le asignó el distrito de Citació, de la tribu de los Sokú, con 29 aldeas; aquí trabajó entre la gente de la etnia karen (Carianos) de la tribu de Soku, una de las más pobres y más primitivas. Con la ayuda de los catequistas formados por él y ante un sinnúmero de dificultades, se dedicó incansablemente a la formación humana y cristiana, administrando los sacramentos. Muy apreciado por los fieles y los sacerdotes indígenas, tenía un proverbial «corazón de oro» sobre todo en su relación con los más pequeño y con los enfermos, a los que ayudaba con dedicación. Era sacerdote, profesor, médico, administrados y, a menudo, incluso juez y árbitro; se convirtió para todos, católicos y no, en un punto de referencia. 
Cuando Italia declaró la guerra a Inglaterra el 10 de junio de 1940, que tenía el protectorado sobre Birmania, los misioneros italianos fueron arrestados y enviados a los campos de prisioneros en la India, donde permaneció cuatro años. La detención le costó la salud (tuvo que someterse a varias operaciones, como la extirpación de un riñón), pero quiso volver a Birmania, en donde el arzobispo de Toungoo, Lanfranconi, le encomendó la misión de Shadaw, en un territorio por evangelizar, una nueva misión entre los carianos rojos, al este de Loikaw, cerca del río Salween. Incluso en este entorno difícil, no se reserva. 
Después de la independencia de Inglaterra (1948), estallan los disturbios y la guerra civil entre el gobierno y los rebeldes Carianos. El padre Vergara toma la defensa de los oprimidos, atrayendo sobre sí el odio de los rebeldes que operan en esa zona. El 24 de mayo de 1950 el padre Vergara, junto con el catequista Isidoro, se dirigió al jefe del distrito Tire para pedir la liberación de otro catequista que había sido detenido. Pero en lugar de este se encuentra ante el líder rebelde Richmond, que después de un interrogatorio duro, ordena el arresto y fueron fusilados. Sus cuerpos fueron arrojados en costales al río Salween. Con ellos también perdió la vida el padre Pietro Galastri, que había llegado en 1948 a Shadow para ayudar al padre Vergara. 

Isidoro Ngei Ko Lat (c.1918 -1950). No hay mucha información sobre la vida del catequista Isidoro Ngei Ko Lat, que es el primer fiel birmano en ser beatificado. Fue bautizado el 7 de septiembre de 1918; Isidoro pertenecía a una familia de agricultores, que se convirtieron al catolicismo. Desde niño frecuentaba a los misioneros y a menudo viajaba con ellos. Entró en el seminario menor de Toungoo, demostrando su celo y dedicación, pero a causa de su mala salud tuvo que volver con su familia. Decidido a comprometerse de todos modos por el Señor, no se casó y abrió una escuela privada gratuita en su pueblo, donde también daba clases de catecismo. En 1948 encontró al beato p. Mario Vergara, quien lo invitó a realizar el servicio de catequista en Shadaw. Isidoro estuvo junto al misionero hasta el martirio. Fueron beatificados el 24 de mayo de 2014 durante el pontificado del papa Francisco.