19 de enero de 2015

San BASIANO DE LODI. M. 409/13.


Bajo, gordo

Martirologio Romano: En la ciudad de Lodi, en la Liguria (hoy Italia), conmemoración de san Basiano, obispo, que luchó enérgicamente, junto con san Ambrosio de Milán, para proteger a su grey de la herejía de los arrianos, que aún persistía en su diócesis.

Nació en Sicilia en el seno de una familia pagana; era hijo de Sergio, gobernador de Siracusa durante el imperio de Constantino. Su padre lo envió a Roma para que estudiase y así sucederle en el gobierno de la ciudad. En Roma, Basiano, se dedicó al estudio de la religión cristiana, donde se convirtió y fue bautizado por un sacerdote llamado Giordano. El padre, al enterarse, se enfadó muchísimo y envió a sus emisarios con el fin de conseguir su renuncia a la nueva fe y, conducirlo de vuelta a casa. Pero Basiano mientras oraba en la iglesia de San Juan Bautista, fue advertido por el Cielo de la trama de su padre, y huyó a Rávena, haciendo perder sus huellas. En esta ciudad fue ordenado sacerdote, donde conquisto fama por su sabiduría y amor al prójimo. 
Cuando en el 376, la ciudad (377) de Lodi quedó en sede vacante, fue consagrado obispo y, según cuenta una leyenda, al ocupar su sede muchas personas que padecían lepra fueron curadas milagrosamente, mientras una voz de lo alto les aseguraba que esta ciudad jamás padecería esta enfermedad. Fue obispo de Lodi durante 30 años. Tuvo grande amistad con san Ambrosio de Milán, con el que estuvo en el concilio de Aquileya (381). Patrón de Lodi.