26 de enero de 2015

Beata MARÍA DE LA DIVE. (1723-1794).


Excelsa. Amada de Dios. Hermosa, espejo. Amargura.

Martirologio Romano: En Angers en Francia, beata María de la Dive, mártir, que, siendo viuda, durante la revolución francesa fue guillotinada por su fidelidad a la Iglesia

Marie de La Dive nació en Saint-Crespin-sur-Moine (hoy en Maine-et-Loire), en el seno de una familia de la aristocracia. Había quedado viuda del Señor du Verdier de La Sorinière. 
Marie vivía en su propiedad de Champ-Blanc, cerca de Longeron, con sus dos hijas, Catherine de La Sorinière, de 35 años, y Marie-Louise de La Sorinière, de 28. Su hermana Rosalie de La Sorinière, de 49 años, que era religiosa benedictina del Calvario de Angers (en religión Madre Sainte-Céleste), se había refugiado en casa de María, luego de la dispersión de su comunidad por las leyes revolucionarias. Su hijo Henri-Charles-Gaspard, que luchó en las filas de la Vendée, fue ejecutado el 25 de octubre de 1793.
Todas fueron detenidas el 19 de enero de 1794, e interrogadas por el comité revolucionario de Cholet. Sus dos hijas fueron fusilados el 10 de marzo junto con una criada, María Fonteneau, y la beata Madre Sainte-Céleste fue guillotinada mañana, 27 de enero. 
Aunque aristócrata, fue condenada a la guillotina ante todo por su fe cristiana y su fidelidad a la Iglesia. Murió el 26 de enero de 1794 en Angers, y fue beatificada por Juan Pablo II junto con los otros mártires de Angers.