19 de diciembre de 2014

San BERARDO DE TÉRAMO. M. 1122.



Nació en el castillo de Pagliara, en el seno de la familia de los condes de Pagliara. Junto al castillo existía el monasterio benedictino de San Salvatore, de donde le vino la vocación benedictina e ingresó como monje en Montecasino y allí fue ordenado sacerdote. Berardo deseando un mayor recogimiento, se retiró al célebre monasterio de San Giovanni en Venere, en los Abruzzos, del que había sido abad Odorisio, su pariente, y que había sido elevado a cardenal por el papa Alejandro II.
Al morir el obispo Huberto, fue elegido obispo de Téramo en el 1115, para sucederle. Realizó su ingreso en la catedral de Santa Maria Maggiore y se reveló como padre, pastor, celoso reformador, además de príncipe feudal justo y prudente. Hizo una donación al Capítulo de la iglesia de Santa Maria al Mare en Giulianova. Después de cumplir su oficio con simplicidad de ánimo, piedad y caridad pastoral, murió al septimo año de su episcopado. Es venerado como el principal patrono de Téramo.