11 de diciembre de 2014

Beato ARTURO BELL. (1591-1643).


Martirologio Romano: En Londres, en Inglaterra, beato Arturo Bell, presbítero de la Orden de Hermanos Menores y mártir, que durante el reinado de Carlos I, solamente por ser sacerdote, fue condenado a la pena capital y sufrió el patíbulo en Tyburn.

Nació en Temple Broughton (Worcestershire). Cuando Arthur tenía ocho años murió su padre y su madre le puso a cargo de su hermano Francisco Daniel, un hombre de gran riqueza, estudio y piedad, que le envió a la edad de veinticuatro años al Colegio Inglés en Saint-Omer, de allí se fue a España para continuar y completar sus estudios. Después de haber sido ordenado sacerdote, recibió el hábito de la Orden Franciscana en Segovia, el 8 de agosto de 1618, y poco después de la finalización de su noviciado fue llamado para trabajar en la restauración de la provincia franciscana de Inglaterra. Fue uno de los primeros miembros de la comunidad franciscana en Douai, donde posteriormente cumplió tareas como tutor y profesor de hebreo. Escribió «La historia, vida y milagros de Juan de la Cruz» (1625), y tradujo del español al inglés, de Andrés de Soto, «Una breve instrucción acerca de cómo debemos oír misa» (1624).
En 1632 Bell fue enviado a Escocia como primer provincial de esa Provincia Franciscana y definidor General de la Orden, pero sus esfuerzos para restablecer la Orden en Escocia no tuvieron éxito y en 1637 regresó a Inglaterra, donde trabajó hasta noviembre de 1643, bajo el seudónimo de Francis, cuando fue detenido como espía por las tropas parlamentarias en Stevenage, Hertfordshire, y enviado a la cárcel de Newgate.
Las circunstancias de su juicio muestran la singular devoción de Bell y su deseo de sufrir por la fe ya que recibió gozoso la sentencia de muerte cantando el Te Deum. En el palco quiso celebrar su última Misa, renovó la profesión de fe y obtuvo la conversión del capitán Tovers. Juntos sufrieron el martirio. En Londres, durante el reinado de Carlos I, solamente por ser sacerdote, fue condenado a la pena capital y sufrió el patíbulo en Tyburn, Londres. Fueron beatificados por SS Juan Pablo II el 22 de noviembre de 1987.