19 de diciembre de 2014

Beatas MARÍA EVA DE LA PROVIDENCIA NOISZEWSKA y MARÍA MARTA DE JESÚS WOLOWSKA. M. 1942.


Martirologio Romano: En el pueblo de Slonim en Polonia, beatas María Eva de la Providencia Noiszewska y María Marta de Jesús Wolowska, vírgenes de la Congregación de las Hermanas de la Inmaculada Concepción y mártires, que, durante la ocupación de Polonia durante la guerra, fueron fusiladas por su fe

Bogumila Noiszewska había nacido en 1885 en Osaniszki, Lituania, en el seno de una familia polaca. Pasó su infancia y primera adolescencia en Duneburg y Tula. Terminado el bachiller, estudió medicina, en la que llegó a doctorarse, y en la I Guerra Mundial trabajó en los hospitales militares con gran entrega y dedicación, aprovechando su contacto con los heridos para acercarlos a Dios e infundirles sentimientos religiosos. Confió la dirección de su alma al siervo de Dios Segismundo Lozinski, más tarde obispo de Pinks. A él le confió su deseo de hacerse religiosa, pero no fue hasta 1919 que pudo cumplir su anhelo entrando en la Congregación de Hermanas de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María. El 12 de mayo de 1920 recibió el hábito religioso y tomó el nombre de sor María Eva de la Providencia. El 12 de mayo de 1921 emitió la profesión temporal y el 16 de julio de 1927 la profesión perpetua. 
Uno de sus destinos fue el de la casa de Jazlowiek donde fue educadora, médico del alumnado y directora del Seminario Económico (1930-1936). En 1938 fue destinada a la casa de Slonim. Llegada la II Guerra Mundial, la ciudad fue tomada primero por los bolcheviques y luego por los nazis, pero ella no varió su entrega y dedicación a la beneficencia y al apostolado, trabajando en el hospital y hospedando en la casa a los perseguidos judíos.

Casimira Wolowska había nacido en Lublin en 1879. Ingresó en noviembre de 1900 en la Congregación de Hermanas de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María, y comenzó el noviciado el 30 de junio de 1901, con el nombre de sor María Marta de Jesús. Hizo la primera profesión el 8 de diciembre de 1902 y los votos perpetuos el 3 de julio de 1909. Religiosa entregada y de buenas cualidades, era aún joven cuando se la nombró superiora de varias casas sucesivamente. 
En 1919 organizó el orfanatorio de Maciejów para niños polacos, ucranianos y rusos procedentes de Siberia, y luego abrió para ellos una escuela de instrucción general y profesional y asimismo una escuela pedagógica. Muy inteligente y preparada, buscaba buenas relaciones con ortodoxos y judíos. En agosto de 1939 fue nombrada superiora de la casa de Slonim y a los pocos días estalló la II Guerra Mundial. Tomada la ciudad sucesivamente por bolcheviques y nazis, ella intentó organizar lo mejor que pudo la ayuda a todos: prisioneros, perseguidos, hambrientos, etc. Se le dijo que estaba siendo vigilada y que se encontraba en una lista muy peligrosa. Pudo huir, pero prefirió quedarse en su puesto.
Estas dos religiosas fueron arrestadas durante la noche del 18 al 19 de diciembre de 1942 en la ciudad de Slonim, en la que su congregación tenía una casa, y en la mañana fueron llevadas a las cercanías de la ciudad, a la colina llamada Góra Pietralewicka, donde fueron fusiladas en odio a la fe. SS Juan Pablo II las beatificó en 1999.