26 de agosto de 2015

Beato FÉLIX VIVET TRABAL. (1911-1936).


Martirologio Romano: En la ciudad de Esplugues, cerca de Barcelona, en España, beato Félix Vivet Trabal, religioso de la Sociedad Salesiana y mártir, que, durante la persecución, mereció entrar al banquete celestial.

Nació en Sant Feliu de Torelló, Gerona. Salesiano en 1928. Ejemplar en su trienio pedagógico en Alcoy, pasó a cursar la Teología en la Universidad Gregoriana de Roma en 1934. Llegado el verano de 1936 volvió a España y se hospedó en la casa de Sarria, para pasar las vacaciones, de la que fue expulsado, como los demás religiosos, el 21 de julio. Se marchó con su familia a Esplugas. Iba a Barcelona a recibir secretamente los sacramentos. Rezaba el rosario con su familia y se mostraba tranquilo y dispuesto a lo que Dios quisiera.
El día 22 de agosto llegaron milicianos en su busca, pero Félix no estaba. Entonces se llevaron a su padre y su hermano a otra casa que poseían en Collblanc. Al volver Félix y enterarse de lo ocurrido, marchó a reunirse con su padre y hermano, y acudió también la madre. Pero el día 26 volvieron los milicianos y se llevaron a los tres, despidiéndose Félix de su madre diciéndole: «Madre, hasta vernos en el cielo». Aquella misma noche fueron fusilados en Esplugues (Barcelona). La madre halló sus cadáveres en el Hospital Clínico de Barcelona y los llevó a enterrar.
Fue beatificado el 11 de marzo de 2001 por el papa Juan Pablo II en la ceremonia conjunta de los 233 mártires de la persecución religiosa en Valencia de los años 1936-1939.