29 de julio de 2015

Beato JOSÉ DE CALASANZ MARQUÉS. (1872-1936). 


Martirologio Romano: En Valencia, en España, beato José de Calasanz Marqués, presbítero de la Sociedad Salesiana y mártir, que derramó su sangre por Cristo en la persecución.

Nació en Azanuy, Huesca. Se convirtió en salesiano en 1890 y en sacerdotes cinco años más tarde. Fue secretario del beato Don Felipe Rinaldi durante diez años, se le encargó después de la dirección del Colegio de La Esmeralda en las Corts de Sarriá. Dejó esta Casa en 1916 para dirigir la de Camagüey (Cuba), de donde pasó a ser Provincial de la Inspectoría Boliviano-Peruana. En 1925 regresó a España para convertirse en Provincial de Terraconense (Barcelona - Valencia). Era un hombre de gran corazón y muy trabajador, desde el inicio interesado en la salvación de sus cofrades. Sereno mientras la persecución arreciaba, así habló a un Hermano que le exponía sus temores: “—Hijo mío, debemos tener más confianza en la Divina Providencia. De todos modos, creo que estoy en gracia de Dios”.
Fue capturado junto con otros salesianos mientras llevaba a cabo un Retiro en Valencia. Habiendo pasado con los demás salesianos una semana en la cárcel de Valencia, fue detenido por unos milicianos de Mislata, que al ver la sotana en su maletín, le preguntaron si era cura: “—Sí, soy sacerdote salesiano”, respondió con calma y dignidad. Fue conducido de pie en un camión hacia Valencia, y al llegar al Puente de San José, el disparo de un fusil que llevaba un mozalbete, desobediente a quien le indicaba el peligro anejo a la forma de llevar el arma, acabó con su vida. Los dos salesianos que le acompañaron fueron testigos de su inmolación, consecuencia del odio al sacerdote. Era el 29 de julio de 1936.