12 de junio de 2015

San ESQUILO DE STRÄNGNÄS. M. c. 1080.

(Aesquilo, Eskillo. sue.: Eskil).
Vergüenza honorable

Martirologio RomanoEn Suecia, san Esquilo, obispo y mártir, el cual, nacido en Inglaterra, fue ordenado obispo por san Sigfrido, su maestro, y no ahorró esfuerzo alguno en anunciar a Cristo entre los paganos de la provincia de Södermanland, por quienes murió lapidado.


Nació en Inglaterra, aunque se piensa que su origen era vikingo. Parece que ingresó como monje en Glastonbury y se integró en el grupo de misioneros que marcharon a Noruega, junto con san Sigfrido, a petición del rey Olav Trygvasson. Sigfrido puso su sede episcopal en Vajxo, mientras que Eskil desarrolló su labor itinerante por Suecia, singularmente en Sodermanland (en la región de la actual Estocolmo). San Sigfrido lo consagró obispo de Nordhan’s Kogh y puso su sede en la isla de Strängnäs. 
Cuando el rey Inge, que había apoyado la labor misionera cristiana, fue asesinado, se produjo una reacción pagana y se organizó una gran fiesta en honor de los antiguos dioses, a la que acudieron a participar no solamente paganos sino también algunos que ya habían sido bautizados. Eskil se hizo presente, solicitó de los fieles cristianos que no participaran de los sacrificios paganos y, según señala la leyenda, como señal divina de que dichos sacrificios paganos eran abominación, pidió a Dios que destruyera el altar y los sacrificios paganos, lo que efectivamente sucedió a causa de una repentina tempestad de pedrisco, que dejó salvos al obispo y sus oyentes. Entonces, lleno de rabia, el rey Sewyn ordenó que Eskil fuera ejecutado. La multitud así lo hizo, matándolo a pedradas. En el lugar de su martirio se edificó una iglesia. En Eskilstuna se le conmemora como uno de sus grandes mártires. Tiene culto local.