26 de junio de 2015

Beato RAIMUNDO PETINIAUD DE JOURGNAC. (1747 - 1794).

(fr.: Raymond Petiniaud de Jourgnac).
Que protege por el consejo.

Martirologio RomanoEn una nave anclada ante el puerto de Rochefort, en Francia, beato Raimundo Petiniaud de Jourgnac, presbítero y mártir, arcediano de Limoges, que en tiempo de la Revolución Francesa, por ser sacerdote, fue encarcelado en condiciones atroces y, víctima de las enfermedades, consumó su martirio.

Monumento conmemorativo a los mártires de Rochefort
Nació en Limoges. Eligió el sacerdocio y se doctoró en la Sorbona, obteniendo en 1767 una canonjía en la catedral de Limoges. En 1780 se le dio el cargo de sochantre y poco después el de chantre. En 1785 el obispo de la diócesis, lo nombró su vicario general. Era también oficial de la diócesis y arcediano de Limoges. Vivió habitualmente en la casa sacerdotal de San Mauricio con sus dos hermanos sacerdotes, Juan José y Juan Bautista.
Llegada la Revolución, se negó a jurar la “Constitución Civil del Clero” y fue expulsado de sus cargos. Se refugió en Riom, diócesis de Clermont. Cuando salió la ley de deportación de los no juramentados, creyó que se libraría a causa de su mal estado de salud, y por ello se presentó a las autoridades del departamento de Puy-de-Dóme. Conducido a Limoges el 8 de marzo de 1794, primero intentaron condenarlo a muerte como emigrado vuelto, pero, finalmente, la pena fue de deportación, decretada contra él tras deliberación, el 13 de marzo. El día 29 salía hacia Rochefort en el segundo envío, estando ya el día 13 de abril a bordo del “Borée” cuando se le hizo el habitual registro. De ahí pasó a “Les Deux Associés”, resistió muy poco este sacerdote en las duras condiciones de las playas de Rochefort y los barcos proporcionaban: el hambre, el frío, la enfermedad, úlceras y piojos… le hicieron sucumbir muy pronto. Sintiéndose morir llamó a sus compañeros en torno a sí, les recordó algunos pasajes de la Escritura apropiados para su situación y les dijo que la muerte en aquellas circunstancias era una ganancia, puesto que era tan dura la vida que les hacían llevar. Moría en la esperanza de que los sufrimientos terrenos se convertirían en gloria eterna junto a Dios y que Cristo los resucitaría finalmente para convertir nuestro cuerpo débil en un cuerpo glorioso como el suyo. Fue enterrado en la isla de Aix. Fue beatificado el 1 de octubre de 1995, junto con otros mártires en Rochefort, por SS Juan Pablo II.