14 de mayo de 2015

San CARTAGO DE LISMORE. (c.555 - c. 637).

(Cartaco, Carthac “el Joven”, Carthage, Mochuddy)

Martirologio Romano: En Lismore, en Irlanda, san Cartago, obispo y abad.

Nació en el Kerry, y era hijo de Fingen, perteneciente a la tribu de los kiarregi. Cambió su verdadero nombre, Moccuddy, en el de Carthac en homenaje al obispo san Carthac el Viejo, que tanta parte había tenido en su formación juvenil. Fue ordenado sacerdote hacia el 580, entonces se retiró con algunos compañeros al eremo de Kiltallagh en su pueblo natal, donde se quedó 14 años y construyó una celda en Kiltallagh, donde su fama pronto atrajo peregrinos. Después de algunos años, los celos de dos obispos vecinos lo obligaron a dejar su ermita, y pasó al célebre monasterio de Bangor, cuya escuela atraía a los estudiantes de toda Europa continental y era el primer centro intelectual de Irlanda.
Por consejo de san Comgall volvió a Kerry y fundó iglesias en Kilcarragh y Kilfeighney. Luego visitó Waterford, Clonfert-molua (Kyle), y Lynally, desde donde, por recomendación de san Colman Elo, marchó a establecerse en Rahan, cerca de Tullamore, en el actual King's County.
En el 595, fundó el monasterio de Rathin (actualmente Rahen) en el condado de Westmeath, donde acogió a un gran número de discípulos. Fue abad mitrado y escribió una regla monástica en verso en lengua irlandesa. También se le atribuyeron numerosos milagros. Al fin Blathmaic, un príncipe de Meathia, instigado por los monjes vecinos, ordenó a san Cartago dejar Rahan. Esta expulsión del santo y ochocientos monjes de su comunidad, tuvo lugar en la Pascua del año 635, poco antes de su muerte. 
Viajando por Saigher, Roscrea, Cashel, y Ardfinnan, san Cartago al fin llegó a orillas del río Blackwater, donde el Príncipe de los Decios le dio el terreno para una fundación, y así fundó el monasterio-escuela de Lismore, que pronto llegó a ser una ciudad y de cuya diócesis Carthac fue el primer obispo. Grande como era la fama de Rahan, fue eclipsada por completo por la de Lisemore, aunque san Cartago vivió menos de dos años en su nueva fundación. Pasó los últimos dieciocho meses de su vida en la contemplación y la oración, en una cueva cerca de la actual St Carthag's Well. Cuando llegó el momento de la muerte, llamó a sus monjes y les dio su exhortación de despedida y bendición. Murió poco después de erigir la catedral. La pureza fue su virtud más trascendental, y para protegerlo practicó las más severas penitencias. Tiene culto local.