12 de mayo de 2015

Beata IMELDA LAMBERTINI. (1322 - 1333).

Guerrera

Martirologio Romano: En Bolonia, de la Emilia, beata Imelda Lambertini, virgen, aceptada desde muy pequeña como monja en la Orden de Predicadores, donde, siendo aún joven, después de haber recibido de modo admirable la Eucaristía, entregó inmediatamente su espíritu

Nació en Bolonia. Hija del conde Egano Lambertini de Bolonia. Ingresó muy joven en el convento de las dominicas de Santa María Magdalena de Val di Pietra en Bolonia. Allí se ganó Imelda el cariño de todos, y su fervor edificó mucho a las religiosas. La joven tenía especial devoción a la presencia eucarística de Cristo en la misa y en el tabernáculo. Imelda deseaba ardientemente hacer la primera comunión, pero, según la costumbre de la época, ésta no podía tener lugar antes de cumplir los doce años. Imelda exclamaba algunas veces: «¿Cómo es posible recibir a Jesús y no morir de gozo?».
Se cuenta de ella que hablaba con los pájaros y flores para que le explicasen como era Dios, ese Dios, que no podía recibir (entonces se recibía la comunión a los 12 años). Fue dispensada y cuando a los nueve años recibió a Cristo, fue hallada muerta en un éxtasis. Sobre este hecho se relata una piadosa leyenda: Imelda asistió, con el resto de la comunidad, a la misa de la Ascensión. Como era la más joven, fue la única que no recibió la comunión. Las religiosas se disponían ya a salir de la capilla, cuando vieron que una hostia volaba hasta Imelda, quien se hallaba absorta en oración, cerca del tabernáculo. Inmediatamente le hicieron notar al sacerdote que había celebrado la misa, el cual, impresionado por el milagro, dio inmediatamente a Imelda la primera comunión, que fue también la última. La emoción que produjo a la beata la presencia de Cristo fue demasiado grande. Fulminada por un ataque al corazón, Imelda cayó por tierra; cuando las religiosas acudieron a levantarla la encontraron muerta.
Su fama se extendió por todos lados y su culto se fue extendiendo. Muchos milagros se cuentan desde entonces. Su cuerpo se halla en la iglesia de San Segismundo de Bolonia. León XIII confirmo su culto el 20 de diciembre de 1826. Por voluntad de san Pío X, Imelda es Patrona y modelo de los niños de Primera Comunión. También se le ha nombrado "Abogada de la Infancia".