27 de febrero de 2015

Beatos MARCOS BARKWORTH y ROGER FILCOCK. M. 1601.


(Marcos Lambert). Nacido en Marzo. Sublime en lo mandado. Referente a Marte
Roger: Selva. Lanza famosa; glorioso.

Martirologio Romano: También en Londres, junto a santa Ana Line padecieron el martirio los presbíteros Marcos Barkworth, de la Orden de San Benito, y Roger Filcock, de la Orden de la Compañía de Jesús, que fueron descuartizados antes de morir.

Marcos Barkworth (1572-1601). Nació en Lincolnshire en el seno de una familia anglicana y estudió en Oxford. Viajó al continente y en Douai se convirtió al catolicismo. En 1596 tuvo que dejar Douai a causa de una epidemia de peste y luego se preparó para el sacerdocio en Roma y en Valladolid.  Quiso ingresar en los benedictinos pero no fue admitido.
En Valladolid, en el colegio inglés, recibió la ordenación sacerdotal en 1599. Marchó a Inglaterra acompañado del futuro jesuita y mártir santo Tomás Garnet. Pero en la abadía benedictina de Nuestra Señora de Irache (Navarra), se puso muy enfermo y los monjes lo curaron, y ellos si aceptaron su decisión de hacerse benedictino. Le dieron el hábito de devoción como oblato, sin hacer la profesión religiosa, pero con la facultad de profesar en articulo mortis.
Durante un año y medio pudo trabajar en la misión inglesa, luego fue arrestado, juzgado y condenado a muerte. El día de su ejecución apareció vestido de benedictino, y en el cadalso hizo su profesión religiosa, y junto con el jesuita Roger Filcock fue ahorcado y descuartizado. Fue el primer benedictino muerto en Tyburn, Londres, después de la supresión de los monasterios. Fue beatificado el 15 de diciembre de 1929 por Pío XI.

Roger Filcock (1569-1601). Nació en Sandwich-Kent. Había sido por mucho tiempo amigo y frecuente confesor de santa Ana Line. Después de entrar en la universidad inglesa de Reims en 1588, fue enviado junto con otros en 1590 a colonizar el seminario de San Albán en Valladolid, y, una vez que terminó allí sus cursos, fue ordenado y enviado a la misión inglesa. El padre Garnett le hizo pasar un periodo de prueba de dos años para comprobar su temple antes de admitirlo a la Sociedad de Jesús. Al ver que era ferviente y valeroso, lo admitió finalmente. Ya iba a cruzar hacia el continente para cumplir su noviciado cuando fue arrestado por sospechas de ser sacerdote y fue ejecutado tras un juicio que más bien parecía una farsa en Tyburn, Londres. Fue beatificado el 22 de noviembre de 1987 por san Juan Pablo II.