25 de diciembre de 2014

NUESTRA SEÑORA DE BELÉN



Advocación mariana que está muy extendida en los países hispánicos. Esta advocación se relaciona con el nacimiento de Jesús, aunque no es la única, pues, también lo están, por ejemplo, la Virgen de la Expectación, la Virgen de la Leche, etc...
El calendario mariano celebra la fiesta de la "Virgen de Belén" el mismo día de la Natividad de Nuestro Señor, el 25 de diciembre.


HISTORIA:

En España está extendida esta advocación de manera especial por el Sur de la península, puede justificarse en el hecho que la tradición atribuye a Osio, obispo de Córdoba, en la primera mitad del s.lV, quien trajo al regreso del Concilio de Nicea, una imagen mariana que recordaba el nacimiento de Jesús en Belén. Así se estableció en Córdoba esta devoción.
Más tarde en el siglo XlV se encontró en la misma ciudad una pintura de Nuestra Señora de Belén, que llegaría a ocupar, pasados los años, el lugar de honor de la capilla del eremitario, como Patrona de las Ermitas de Córdoba.
En el contexto de la reconquista y más tarde en la evangelización de América, Nuestra Señora de Belén pasó a convertirse en una de las imágenes más difundidas por las órdenes religiosas de predicadores. 
Muchas de las imágenes de la "Virgen de Belén" se propagaron gracias a la influencia franciscana, pues, el Misterio de la Navidad se ha celebrado especialmente desde que los franciscanos difundieron su culto. Muchas de ellas reciben culto en alguno de los conventos de alguna rama femenina de la Orden de San Francisco.

ICONOGRAFÍA:

María con el Niño ha sido el tema pictórico y escultórico más representado por la iconografía religiosa. El tema de la Virgen de Belén hay que encuadrarlo dentro de las denominadas Vírgenes de Ternura, que irrumpe en la plástica mariana en el período gótico con una gran fuerza como respuesta a ese naturalismo de raíz franciscana que conduce a representar a María no como el trono de Jesús, sino como la Madre del Niño Divino, en actitudes amorosas y variadas, que van desde la Virgen acostada en su lecho acariciando al Niño, o la Virgen amamantando a Jesús o llevándolo en sus brazos mientras éste acaricia su cara con la mano, o la Virgen de Belén que lo sostiene en sus brazos amorosamente envuelto en pañales o desnudo sobre ellos, o el descanso en la huida a Egipto. 

RECONOCIMIENTOS y DEVOCIÓN:

En España la "Virgen de Belén" fue elegida desde el año 1688 como Patrona de la real Congregación de Arquitectura. Posteriormente hacia 1950 se escogió como Patrona del Ministerio de la Vivienda.
Alguien ha sugerido que la "Virgen de Belén" puede ser invocada como protectora de las campañas antiabortistas, que pretenden proteger y favorecer el nacimiento de tantas criaturas que vienen por el camino de la vida y que causas injustificables y denigrantes, tapaderas de conciencias egoistas y materialistas no les dejan arribar a puerto.
Esta advocación no tardó en americanizarse y ocupó un papel muy especial como ente aglutinador de los cristianos. En la Guatemala del siglo XVII se funda una orden hospitalaria de Belén que tuvo mucho que ver en la difusión de la misma gracias al canario san Pedro de Bethencourt. 
En Venezuela es patrona y símbolo del estado de Araguá y de Tumurémo. 
En Perú la advocación nace merced al hallazgo milagroso en El Collao. La imagen de la Virgen apareció flotando sobre las aguas y fue colocada en la iglesia de Belén de Cuzco. Los indígenas captaron pronto y sagazmente en estas Vírgenes de Belén la maternidad de María, puesta de relieve en el Niño Jesús, envuelto en pañales y sin corona, que lleva en sus brazos, por lo que acabaron denominándolas "Mamachas". En el Cuzco es célebre la participación de Mamacha Belén en la procesión del Corpus Christi y su posterior encuentro con el Patriarca San José. Sin salir de Perú hay que señalar que se le profesa también un gran fervor en la ciudad de Chachapoyas. 
En Argentina la devoción se centra especialmente en la ciudad de Catamarca donde, incluso se construyó una enorme estatua de la Virgen en un cerro que domina todo un valle. 
La Virgen de Belén en Colombia se vincula al municipio de Salazar de las Palmas. 
En San Juan de Puerto Rico se tiene gran devoción a un cuadro flamenco que representa a la Virgen de Belén que tiene altar privilegiado en la catedral de dicha ciudad, ya que es patrona de la archidiócesis.