5 de noviembre de 2014

San GUIDO MARÍA CONFORTI. (1865-1931).


Martirologio Romano: En Parma, de Italia, san Guido María Conforti, obispo y buen pastor, siempre en vela por la defensa de la Iglesia y de la fe de su pueblo, el cual, movido por el anhelo de la evangelización de los pueblos, fundó la Pía Sociedad de San Francisco Javier.

Nació en Casalora di Ravadase, Parma, Italia, en el seno de una familia rica y cristiana que le dio una profunda educación intelectual y cristiana. Fue alumno de los salesianos en Parma donde surgió su vocación sacerdotal. Ingresó en el seminario, pero unas crisis epilépticas, estuvieron a punto de frustrar su vocación, pero fue ordenado en 1888. Tuvo varios cargos: vicerrector y profesor del seminario, canónigo de la catedral de Parma, arcediano, vicario general de la diócesis. Fue un sacerdote ejemplar, piadoso. 
Su aspiración interior era ser misionero, pero su salud se lo impidió, por ello fundó en 1895, la Pía Sociedad de San Francisco Javier (javerianos), que se confirmó como congregación religiosa. En 1898, hicieron los primeros votos. El lema del nuevo Instituto misionero es “el amor de Cristo nos apremia”. 
En 1902, el papa León XIII lo nombró arzobispo de Rávena, pero a los dos años, a causa de su mala salud, renunció a su sede y se lo admitió san Pío X. Pero en 1907, le nombraron arzobispo coadjutor de Parma con derecho a sucesión, que tuvo lugar muy pronto, y gobernó esta sede durante 25 años. Fue un obispo ejemplar, que cumplió sus deberes pastorales e impulso su congregación religiosa, pues se sentía misionero, y aunque no salió nunca de su diócesis, excepto un viaje a China, se encargó de formar sacerdotes que tuvieran como misión, anunciar el Evangelio, de forma sencilla, y de reevangelizar su propia realidad diocesana. Su lema episcopal fue “Cristo lo es todo en todos”. Murió en Parma. Fue canonizado el 23 de octubre de 2011 por SS. Benedicto XVI.