20 de noviembre de 2014

San BERNWARDO DE HILDESHEIM. (c.960 - 1022).


Martirologio Romano: En Hildesheim, de Sajonia, en Germania, san Bernwardo, obispo, que defendió a sus fieles de las incursiones, restauró la disciplina del clero en numerosos sínodos y fomentó la vida monástica.


Es uno de los personajes más atractivos de la Alemania medieval. Nació en Sajonia en el seno de una noble familia. Hacia el 975 entró en la escuela catedralicia de Hildesheim. Fue magnifico como arquitecto, pintor, escultor, decorador y orfebre. Fue ordenado sacerdote por su tío san Willigis, arzobispo de Maguncia; su tío Folcmaro le ofreció el cargo de abad de Deventer, pero no aceptó. En el 987, fue el preceptor del emperador Otón III. 
En el 992, fue elegido obispo de Hildesheim, murió después de hacerse benedictino. Fundó en su diócesis la abadía de San Miguel. Debe su celebridad sobre todo a su mecenazgo de las obras de bronce con las que dotó a la ciudad sede de su diócesis. Los modelos se copiaron de Roma a donde viajara en 1101. Defendió a su grey de las incursiones, instauró la disciplina del clero mediante muchos sínodos y fomentó la vida monástica en Alemania. Hacia el 994 emprendió por propia iniciativa una expedición militar contra los eslavos del Elba que se habían sublevado. Fortificó Hildesheim y construyó para su protección los castillos de Mundbug y de Warenholz. Con sus tropas tomó parte en las expediciones italianas del emperador Otón III. En 1005 participó en el sínodo de reforma de Dortmundo. En 1006, participó en la expedición militar del emperador san Enrique II contra el conde Balduino IV de Flandes, terminando con una peregrinación a Saint Denis y Tours, de la que volvió con preciosas reliquias. Le sucedió san Gotardo. Fue canonizado en 1193 por Celestino III.