17 de noviembre de 2014

OTROS SANTOS DEL DÍA:



Santos Alfeo y Zaqueo. M. 303. 
Martirologio Romano: En Cesarea de Palestina, santos Alfeo y Zaqueo, mártires, que por confesar con todas sus fuerzas a Dios y a Jesucristo Rey, después de muchos tormentos fueron condenados a muerte, en el primer año de la persecución ordenada por el emperador Diocleciano
Alfeo era lector exorcista en Cesarea de Palestina y Zaqueo, su primo, diácono en Gadara en el Jordán. Fueron decapitados en Cesarea de Palestina, durante la persecución de Diocleciano, por confesar abiertamente su fe.

San Eugenio de Florencia. M. 422. 
Diácono de la iglesia de Florencia con san Zenobio; había sido discípulo de san Ambrosio de Milán.
Según la leyenda, Eugenio, florentino de origen, fue educado por san Ambrosio, que lo ordenó diácono. Cuando el santo Doctor se fue a Florencia, lo llevó consigo, confiándolo después a san Zenobio. Después de realizar algunos milagros, murió asistido por Ambrosio, Zenobio y san Crescencio.  

San Aniano de Orleans. (388-453). 
Martirologio Romano: En Orleáns, de la Galia Lugdunense, san Aniano, obispo, que, confiando sólo en Dios, cuyo auxilio no cesaba de pedir con oraciones y lágrimas, liberó a su ciudad, asediada por los hunos.
Nació en Vienne del Delfinado, vivió muchos años en la soledad. Fue abad de Saint Laurent les Orgerils. Discípulo de san Evorcio, obispo de Orleans, que lo designó como sucesor.  
Cuando entró Atila en las Galias, corrió Aniano a Arlés a implorar la protección de Aecio, general de los romanos, y luego volviéndose a su diócesis entusiasmó a la multitud, hizo que todos pusiesen su confianza en Dios, y cuando parecía que la ciudad iba a caer en manos de los bárbaros, éstos fueron dispersados por Aecio juntamente con Teodoreto, rey de los godos, y la ciudad salvada. Entonces la veneración por el santo Obispo no tuvo límites, y poco después acabó su carrera mortal.

San Namacio de Vienne. M. c. 599. 
Martirologio Romano: En Vienne, de la Burgundia, san Namacio, obispo, que desempeñó rectamente los mismos oficios civiles que rigió y honró la sede episcopal.

San Florino. M. 586. 
Martirologio Romano: En Rëmus, de la Recia, san Florino, presbítero, fielmente dedicado a la cura parroquial.
La Vita de este santo no posee, por desgracia, fundamento histórico; se narran muchas leyendas edificantes y a veces divertidas. Parece que era hijo de padre británico y de madre judía convertida al cristianismo, que su padre conoció en Roma durante una peregrinación. La pareja se estableció en Matsch, en Vintschgau en la Baja Engadina, donde Florino nació. 
Alejandro, párroco de Remus (hoy Ramosch) en el cantó de los Grisones, fue el encargado de la educación de nuestro santo, que ordenado presbítero, será más tarde sucesor de su maestro como párroco de Remus. El ejercicio de su ministerio dejó en herencia el recuerdo de una vida impregnada de santidad. Es posiblemente un desdoblamiento de san Florino de Coblenza. Patrón de la diócesis de Coira y Engadina, en Suiza. 

San Lázaro de Constantinopla. M. c. 867. .
Martirologio Romano: En Constantinopla, san Lázaro, monje, nacido en Armenia, que insigne en la pintura artística de imágenes sagradas, al negarse a destruir sus obras por orden del emperador iconoclasta Teófilo, fue atormentado con crueles suplicios, pero después, apaciguadas las controversias sobre el debido culto a las imágenes, el emperador Miguel III le envió a Roma para afianzar la concordia y unidad de toda la Iglesia.
Natural de Armenia y monje en Constantinopla. Pintor en los monasterios griegos. Por esta causa le quemaron las palmas de las manos los iconoclastas del emperador Teófilo, pero milagrosamente curó y la emperatriz santa Teodora, lo envió como legado suyo a Roma para que se restableciera una mayor amistad entre la iglesia griega y la latina que se habían enfriado a causa de la herejía iconoclasta. 

San Hugo de Novara de Sicilia. M. d. 1172. 
Martirologio Romano: En Novara, de Sicilia, san Hugo, abad, que, enviado por san Bernardo de Claraval, estableció la Orden cisterciense allí mismo y en Calabria.
Primer abad de la abadía cisterciense de Novara de Mesina, Sicilia, fundada en 1172, por la comunidad de Sambucina, enviado por san Bernardo de Claraval. Instituyó la Orden del Císter en Calabria y Sicilia.  

Sixto Locatelli. Beato. (1463-1533). 
Nació en Rivarolo Mantovano (Mantua, Italia). Tomó el hábito franciscano entre los Menores Observantes, fundó el convento de Isola della Scala y reabrió el de San Martino dall’Argine. Instituyó además algunos Montes de Piedad: en Rivarolo Mantovano, en Cividale del Friuli y en Camposampiero. Predicó en el Trivineto, en las Marcas y en Calabria, fue estudioso del dogma de la Inmacudada Concepción. 
Como hizo el beato Bernardino de Feltre, el 25 de marzo de 1512, fundó el Monte de Rivarolo, durante una cuaresma, insistió sobre la inmoralidad de la usura que reducía en la misería a parte de la población. Fue redactado un estatuto que fue presentado ante un notario. El capital necesario se recogió gracias a la generosidad de los habitantes del lugar y a los capitales de dos obras pías ya existentes: el Consorcio y la confraternidad del Santísimo Sacramento. El Monte de Piedad de Rivarolo tenía una sección “agrícola”. Murió en Mántua en el convento de San Francisco del que era guardián. 
 Aunque su culto no ha sido confirmado oficialmente, su ciudad natal lo eligió “patrono”, dedicándole en la parróquia un cuadro de Marc’Antonio Ghislina que lo representa mientras ofrece a María el barrio de Rivarolo.

San Juan del Castillo. (1596-1628). 
Martirologio Romano: En Asunción en Paraguay, san Juan del Castillo, sacerdote de la Compañía de Jesús y mártir, que en una de las reducciones, fundada en aquel mismo año por san Roque González y confiada a su cuidado, fue sometido a crueles suplicios por orden de un brujo y murió lapidado por Cristo
Natural de Belmonte (Cuenca). Hijo de una familia numerosa de otros dos hermanos y cuatro hermanas. Tres de ellas fueron religiosas. Juan dejó sus estudios de leyes en Alcalá de Henares para ser jesuita en 1614. En 1916, junto con san Alfonso Rodríguez salió de Lisboa destino al Brasil. Llegaron a Córdoba (Argentina) donde terminó sus estudios de Teología (1619) y fue ordenado sacerdote en 1625. Marchó a las reducciones del Paraguay, a la misión de San Nicolás de Piratini. En la reducción de Concepción de Itapúa coincidió con san Alfonso Rodríguez. Mientras san Roque González y Alfonso Rodríguez morían mártires en su misión de Todos los Santos, el murió en su misión de la Asunción del Iyuhí, que se encontraba cerca, después de un terrible martirio. 

Josafat Kocylovskyj. Beato. (1876-1947).  
Martirologio Romano: En la ciudad de Capaivca, en el territorio de Kiev, en Ucrania, beato Josafat Kocylovskyj, obispo de Przemysl y mártir, que durante la opresión a su patria por un régimen enemigo de Dios, entregó su alma como fiel discípulo de Cristo.
Nació en Pakosivka (región de Sianok, Polonia). Estudió en Roma y fue ordenado sacerdote en 1907. Fue vicerrector y profesor en el seminario de Stanislaviv. En 1911 ingresó en el noviciado de la Orden basiliana de San Josafat. En 1917 fue ordenado obispo de Przemysl. 
Las autoridades comunistas lo arrestaron en 1945, y lo liberaron al año siguiente. En 1946 fue ordenado la deportación de los ucranianos residentes en Polonia. En este año lo arrestaron por segunda vez y lo llevaron a los calabozos de Kiev, donde enfermó gravemente. Después lo trasladaron al campo de concentración de Capaivca (Kiev), en el que rechazó la propuesta de pasar a la Iglesia orotodoxa. Murió allí a los 71 años.