31 de julio de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


Calimero de Milán. M. c. 190. 
Martirologio Romano: En Milán, en la región Transpadana, san Calimero, obispo.
Era griego de origen, y había sido discípulo, en Roma, del papa san Telesforo (también griego). Este Papa lo agregó al clero de milanés, y después de algunos años fue consagrado obispo. Durante medio siglo, fue un infatigable evangelizador, multiplicando las conversiones en la Val Padana. Durante la persecución de Marco Aurelio, debió soportar prisión, tortura y exilio. No murió, y terminada esta persecución volvió a asumir sus funciones de pastor. Era muy anciano, cuando una nueva persecución, la de Cónmodo, fue arrestado, torturado y decapitado. 

Santos DemócritoSegundoDionisio. s. III-IV. 
Martirologio Romano: En Sinnada en Frigia, en la actual Turquía, santos Demócrito, Segundo y Dionisio, mártires
Fueron martirizados, según algunos, en Frigia, según otros en África; en realidad no se sabe nada concreto. 

San Fabio "El portaestandarte". M. 298. 
Añadir leyenda
Martirologio Romano: En Cesarea de Mauritania, san Fabio, mártir, que, por haberse negado a llevar la bandera presidencial en una junta de la provincia, fue encarcelado y, como permaneciese fiel en la confesión de Cristo, condenado a muerte por el juez.
Fue un joven oficial del ejército, con residencia en Cesarea de Mauritania (Cherchell, Argelia), encargado de llevar las insignias del gobernador. Cuanto más arreciaba la persecución se hizo cristiano. Y por dar testimonio de su conciencia (al no querer enarbolar el estandarte que portaba la imagen del emperador divinizada), fue encarcelado y sometido a interrogatorios, Fabio no desistió a sus propósitos, por lo que fue decapitado en Cesarea de Mauritania, durante la persecución de Diocleciano y Maximino, no por ser cristiano, sino por la insubordinación a causa de su fe cristiana, su cuerpo fue arrojado al mar y milagrosamente recuperados. 

San Tertulino. s. IV. 
Martirologio Romano: En Roma, en la vía Latina, san Tertulino, mártir.

Santa Elena de Skövde. M. 1160. 
Martirologio Romano: En Skövde, en Suecia, santa Elena, viuda, a quien se considera mártir por haber sido injustamente asesinada.
Su vida es atribuida a san Brynolfo Algotsson, santo obispo de Skara, en Suecia. Nació en Skövde, Suecia, en el seno de una noble familia, era hija de Jarl Guthorm. Cuando su esposo murió permaneció viuda, dedicándose a la caridad y a la piedad; las puertas de su casa estaban siempre abiertas para los necesitados, y la iglesia de Skövde fue casi enteramente construida a sus expensas. 
Una hija suya se casó con un hombre que la maltrataba, y tanto molestó a los servidores de la casa que acabaron matándolo. Sus familiares, deseando vengar su muerte, examinaron a los sirvientes. Estos admitieron el crimen, pero afirmaron falsamente que habían actuado por instigación de Elena. 
Se creó una situación tan tensa que Elena decidió peregrinar a Tierra Santa, para ver si con su ausencia se calmaban los ánimos. Pero a su regreso fue bárbaramente asesinada por los familiares de su yerno en Gothene. Su cuerpo fue llevado a Skövde para ser enterrado, y muchas curaciones maravillosas sucedieron por su intercesión. 

Catalina de Lovaina. Beata. s. XIII. 
Nació en el seno de una familia judía de Lovaina; se llamaba Raquel. El capellán del duque de Bravante la visitaba e menudo y la pequeña le escuchaba con atención, cuando defendía la fe cristiana ante los ataques de su padre; a los 12 años dejó a escondidas se casa y recibió el bautismo; ingresó en el convento cisterciense de Parc-aux-Dames (Lovaina) donde vivió hasta su muerte. Al profesar tomó el nombre de Catalina. 
Su padre intentó poniendo todos los medios restituirla al hogar familiar, y parece que lo consiguió gracias al dinero y al apoyo de personas notables, entre ellas el obispo de Lieja, mientras encontró una fuerte oposición de otros, como el abad de Viviers. Nació entonces una áspera y larga disputa, en la que participó el arzobispo de Colonia, san Engelberto; hasta que prevaleció la justicia y Catalina pudo pasar en paz el resto de su vida, durante la cual tuvo éxtasis, visiones y tuvo dones taumatúrgicos.

Nicolás Nagawara Keyan Fukunaga. Beato. M. 1633. 
Martirologio Romano: En la colina Nishizaka, Nagasaki, beato Nicolás Nagawara Keyan Fukunaga, hermano jesuita, mártir.
De familia de samurais japoneses, hermano jesuita, se dedicaba a la predicación y catequesis. Son numerosos los detalles de su vida que se encuentran en los documentos de la época. Es el primer misionero que murió en el tormento llamado de la fosa:  colgado, con la cabeza  metida  en  un  hoyo, durante varios días. Murió durante el tormento (28-31 de julio de 1633) en la colina de Nishizaka predicando e invocando a la Virgen; tal vez, según testigos, experimentando una aparición o locución de María. Tenía 63 años. 

Juan Francisco Jarrige de La Morelie de Breuil. Beato. (1752-1794). 
Martirologio Romano: En el mar ante Rochefort, en Francia, beato Juan Francisco Jarriges de la Morelie du Breuil, presbítero y mártir, que durante la Revolución Francesa, cuando la persecución contra la Iglesia se hacía sentir más intensa, fue encerrado en una vieja nave destinada al trasporte de esclavos, en la que murió tísico.
Nace en Saint-Yrieux en el seno de una familia muy religiosa. Estudia en Angers y Poitiers y en octubre de 1776 entra en el seminario de Limoges para prepararse al sacerdocio, que recibe al poco tiempo. Consigue una canonjía en el cabildo de su pueblo natal, del que era decano su tío. Con los demás canónigos, en 1790 protestó cuando los cabildos eclesiásticos fueron suprimidos. Se negó a prestar el juramento a la Constitución Civil del Clero pero a causa de su mala salud no emigra. Para evitar la deportación, presta el juramento de Libertad-Igualdad, pero se retracta al poco, lo que le vale el arresto y la ida a Limoges, donde es detenido en La Regle. 
Es condenado a la deportación como sacerdote refractario y parte para Rochefort el 29 de marzo de 1794. Embarcado en “Les Deux Associés”, muere el 31 de julio de 1794 a causa de las miserias padecidas, y es enterrado en la isla de Aix. Murió tuberculoso, luego de cuatro meses de languidecer en el barco-hospital entre muertos y moribundos. Soportó con gran paciencia y entereza de alma su enfermedad y dolores, muy arrepentido de haber prestado el citado juramento, pero confiando en la misericordia de Dios. Fue beatificado por san Juan Pablo II el 1 de octubre de 1995.

Santos Pedro Doan Công QuyEmanuel Le Van Phung. M. 1759.
Martirologio Romano: En la localidad de Cay Mét cercana a Saigón en Conchinchina, hoy Vietnam, santos Pedro Doan Công Quy, sacerdote, y Emanuel Le Van Phung, mártires, que, después de unos siete meses de cárcel, fueron decapitados por Cristo bajo el emperador Tu Duc
Pedro nació en Bung (Vietnam). Fue ordenado sacerdote diocesano durante la persecución que siguió a la expedición hispano-francesa a la Conchinchina.
Estaba prohibido ser cristiano en Tonkin y mucho más estaba prohibido ser sacerdote o catequista. Contra éstos últimos se dirigió la feroz persecución del rey Tu-Duc, una vez hubo acabado con los misioneros extranjeros, cuya nueva remesa terminaría también hasta que el acuerdo con Francia en 1862 pusiera fin a esta cruel situación contra la libertad religiosa.
Este sacerdote, apresado y conducido ante los jueces, dio su testimonio, y por esta razón fue decapitado en Chaudoc o Cay Mec, junto con Emanuel Le Van Phung. (Ver) 13 de Julio. 

Dionisio Vicente Ramos y Francisco Remón Játiva. Beatos. M. 1936. 
Martirologio Romano: En la ciudad de Granollers cercana a Barcelona en España, beatos mártires Dionisio Vicente Ramos, sacerdote, y Francisco Remón Játiva, religioso, de la Orden de los Hermanos Menores Conventuales, que durante la persecución contra la fe siguieron con su martirio las huellas de Cristo
Dionisio había nacido en Caudé (Teruel). Ingresó en la Orden de los franciscanos conventuales en Montalto Marche (Italia) en 1886. Hizo los estudios de Filosofía en Bagnoregio y la Teología en el colegio de San Nicolás de Tolentino en Roma, ordenado sacerdote en 1894. Ejerció el apostolado y la docencia en la Provincia Romana. Penitenciario en Loreto de 1905 a 1912. En España, guardián de Granollers y rector del seminario. En 1930-1932, profesor y maestro de novicios en Brescia. Fusilado en Granollers con fray Francisco Remón Játiva. 

Francisco nació en Caudé (Teruel). Ingresó a la Orden de los franciscanos conventuales en 1906, hizo el noviciado en Asís, y allí mismo la profesión solemne, como hermano no sacerdote; de 1914 a 1935 fue sacristán en la Basílica de Asís, apreciado artista del Pesebre de Navidad. 

Santiago Buch Canals. Beato. (1889-1936). 
Martirologio Romano: En Valencia, en España, beato Santiago Buch Canals, religioso de la Sociedad Salesiana y mártir, que murió durante la persecución, confesando a Cristo.
Nació en Bescanó, provincia de Gerona. Al cumplir los 14 años se colocó en la Granja Escuela de San Isidro, de Gerona-Pont Major. En 1909 entró en la congregación salesiana. Hecho el noviciado y la profesión religiosa, en 1914 se le envió a Alicante como parte del grupo fundacional del colegio de esta ciudad. Aquí estuvo hasta que, proclamada la República en abril de 1931, al mes siguiente la casa salesiana era entregada al fuego por los enemigos de la Iglesia. 
En 1934 fue enviado a Valencia y aquí estaba cuando se declaró la guerra el 18 de julio de 1936. Fue encarcelado junto con los demás religiosos y puesto en libertad el día 29 de aquel mes. No halló una familia que lo acogiera, y por fin se reunió con otro compañero en la clínica de un exalumno. A la mañana siguiente salió a buscar comida, llevando la documentación del compañero, en la que figuraba la condición de sacerdote. Sólo se sabe que su cadáver fue llevado al cementerio de Valencia con la identidad del compañero. Fue beatificado el 11 de marzo de 2001 por el papa Juan Pablo II en el acto de beatificación de los 233 mártires de la persecución religiosa de Valencia de los años 1936-1939.

Miguel OzieblowskiBeato. (1900-1942). 
Martirologio Romano: Cerca de Munich, ciudad de Baviera, en Alemania, en el campo de concentración de Dachau, beato Miguel Ozieblowski, presbítero y mártir, el cual, ocupada Polonia, su patria, por un régimen político contrario a la religión, fue expatriado y encarcelado por su fe, y en prisión, donde fue torturado, alcanzó el martirio.
Nació en Izdebno, Polonia, en el seno de una familia obrera. Ingresó en el seminario, pero la tuberculosis estuvo a punto de impedirle continuar. Tras varios años de cuidados médicos pudo volver al seminario y fue ordenado sacerdote en Varsovia en 1938. Fue enviado como coadjutor a la parroquia de San Lorenzo de Kutno con el también mártir beato Miguel Wozniak, ambos pudieron trabajar juntos, incluso cuando la ocupación alemana.
Fueron detenidos en 1941. Muy poco tiempo estuvo en el campo de concentración de Lad, pues en seguida fue llevado al de Dachau, donde su salud delicada no soportó el hambre, el trabajo y los malos tratos, muriendo de agotamiento nueve meses más tarde.
Era un sacerdote humilde, que se dedicó a su ministerio sacerdotal con gran entusiasmo a pesar de las dificultades. Hombre de oración, muy devoto de María. Fue beatificado por Juan Pablo II el 13 de junio de 1999.

Francisco Stryjas. Beato. (1882-1944). 
Martirologio Romano: En Kalisz, en Polonia, beato Francisco Stryjas, mártir, que durante la persecución, pasando por terribles tormentos, voló triunfador al encuentro del Señor.
Nació en Popowo (Iwanowice), Polonia, en el seno de una familia de arrendatarios campesinos. Durante su niñez y parte de su juventud trabajó con su padre. Se casó con Josefa Kobylka, con la que tuvo siete hijos, pero pronto se quedó viudo cuando sus hijos eran todavía muy pequeños. La necesidad de que alguien les atendiera le hizo casarse de nuevo con Josefa Leiman, ya viuda, y con la que no tuvo hijos. Buscando mejorar su situación económica se trasladó a vivir a Chelmce y luego a Takomysle. 
Cuando la ocupación nazi de su país, vio la necesidad de dar catequesis a los niños, ya que las parroquias habían sido cerradas y la mayoría de los sacerdotes arrestados. A pesar del peligro, organizó en su casa, y luego posteriormente, en varios centros de catequesis para los niños en distintos pueblos; así trabajó durante tres años en los que preparó a 300 niños para la primera comunión. Era amable, servicial y de una religiosidad íntegra y sincera.
En 1944 fue detenido por la policia alemana y fue sometido a tales torturas que murió en la prisión de Kalisz, Polonia, diez días más tarde al de su detencion. Está enterrado en la parroquia de Godziesze. Fue beatificado por Juan Pablo II el 13 de junio de 1999.