26 de julio de 2015

Beato ANDRÉS DE PHU YEN. (1626-1644).


Martirologio Romano: En Phû Yên, pueblo de Annam, beato Andrés, catequista, que al exacerbarse la persecución contra la enseñanza de la doctrina cristiana, fue hecho prisionero y después condenado a muerte, derramando su sangre por Cristo, siendo el primer mártir de la Iglesia de ese país.

Nació en Ran Ran (Phu Yen) en Vietnam, en el seno de una familia pagana. Era fisicamente endeble pero muy inteligente y bondadoso. El y su madre fueron bautizados en 1641, por el jesuita Alejandro de Rhodes. Un año más tarde fue uno de los más estrechos colaboradores del padre Rhodes; después de recibir una mayor formación religiosa y cultural, fue admitido en la asociación de catequistas llamada “Casa de Dios”, en la que se comprometían de por vida dedicarse a esta misión y a la ayuda de los misioneros. En 1643 hizo voto de castidad. 
Un año más tarde empezó la persecución de los cristianos de la provincia de Quang Nam, porque gracias a la predicación del padre Rhodes había muchos cristianos. El jesuita fue conminado a abandonar el país, y apresaron a Andrés para justificar que habían cogido al alguién. Le amenazaron con quitarle la vida si no apostataba, a lo cual se negó, entonces el mandarín Ong Nghé, ordenó que le pusieran la canga al cuello y que lo llevaran a la cárcel, allí se encontró con otro catequista también llamado Andrés y que era muy anciano. El catequista anciano fue condenado a prisión de la que luego saldría por la edad, pero Andrés fue condenado a muerte. Cuando iba a ser ejecutado, el padre Rhodes solicitó que se le permitiera poner una alfombra debajo del mártir, pero Andrés se negó, porque quería que su sangre regase la tierra como lo había hecho la de Cristo. Se arrodilló y recibió la bendición del padre Rhodes y comenzó a pronunciar el nombre de Jesús. Un soldado con una lanza le atravesó varias veces el costado izquierdo, y cayó al suelo. Entonces se acercó otro con una cimitarra para cortarle la cabeza. Andrés al verlo, exclamó “Jesús” y murió. En ningún momento perdió la serenidad y la firmeza. Su cuerpo fue llevado a Macao por el padre Rhodes. Murió en Ké Cam. Es el protomártir de la iglesia vietnamita. Fue beatificado san Juan Pablo II el 5 de marzo de 2000.