4 de julio de 2015

Beata CATALINA JARRIGE. (1754 - 1836).

(fr.: Catherine Jarrige).
Total destrucción. Pura, inmaculada.

Martirologio RomanoEn Mauriac, en Francia, beata Catalina Jarrige, virgen, de la Tercera Orden de Santo Domingo, insigne por su entrega a los pobres y a los enfermos, que durante la Revolución Francesa defendió a los sacerdotes perseguidos, a quienes ayudaba y visitaba en la cárcel.


Nació en Doumis, Francia. Era la menor de siete hermanos. Después de una juventud dedicada a la artesanía de encajes en casa, sin saber hablar más que en “patois”, durante 60 años vivió en Mauriac, dedicada a ayudar a los pobres, enfermos, huérfanos, presos y a enseñar el catecismo a los niños. Fue una mujer con una intensa vida de oración, siempre volcada hacia el apostolado y la caridad hacia los demás. Fue admitida en la Orden Tercera dominicana, imitó a santa Catalina de Siena, especialmente en el intenso amor a la Eucaristía y en la defensa de sus ministros perseguidos, intrépida en confesar la fe y en el amor a la Iglesia.
Durante la revolución francesa, ayudó a muchos sacerdotes perseguidos, dándoles refugio en su casa y en otros lugares y procurándoles lo necesario para su sustento. En 1793 el padre Francisco Filiol fue detenido y condenado a muerte y ella le acompañó hasta el cadalso dándole ánimos. En 1794 fue procesada y conducida a la cárcel, de donde la liberaron más tarde: pero Catalina no temía a la muerte y decía que bajo la guillotina habría bailado la “carmagnole”. Fue detenida dos veces y las dos veces fue liberada por falta de pruebas. Pasada la revolución, colaboró en todo lo que pudo en la restauración de la Iglesia, cuidando especialmente a los sacerdotes. Consagrada al Señor por voto privado de castidad, vivió su consagración con extraordinario entusiasmo espiritual hasta su muerte a los 82 años. Fue sepultada en la iglesia mayor de Mauriac. Fue beatificada por san Juan Pablo II el 24 de noviembre de 1996.