28 de junio de 2015

Santa VICENTA GEROSA. (1784 - 1847).

(Catalina Vicenta Gerosa. it.: Vincenza Gerosa).
La que vence.

Martirologio RomanoEn Lovere, en Lombardía, santa Vicenta Gerosa, virgen, que fundó, junto con santa Bartolomea Capitanio, la Congregación de Hermanas de la Caridad.

Se Llamaba Maria Catalina Francisca Gerosa, y había nacido en Lovere. Tenía una villa en esta ciudad, y junto a su hermana Rosa, no tenían ninguna intención de hacerse religiosas, pero pensaron en convertir su casa en un centro benéfico: un hospital. Para ello llamaron a una muchacha, más joven que ellas, santa Bartolomea Capitano, quién, al hacerse cargo de la parte administrativa del hospital, pensó en hacer una asociación benéfica entre el hospital y la escuela, y para ello habló con Catalina, la cual aceptó. 
Se fundó así la Congregación de la Caridad de María Niña de Lovere (María Bambina). Cuando entró en el Instituto, tomó el nombre de Vicenta. Con sólo 26 años en 1833 muere Bartolomea Capitanio: su muerte pareció comprometerlo todo; pero Vicenta recibió consejos para continuar y fue así como superando una a una las dificultades de las diversas aprobaciones del gobierno austríaco y de la Iglesia, el 25 de marzo de 1835 se pudo proceder a la vestición en el nuevo Instituto. Desde entonces el Instituto se difundía y las casas se multiplicaban. La gran prueba del cólera en 1836 reveló al pueblo a aquellas nuevas hermanas como verdaderos ángeles de caridad. 
Sólo en 1841 pudo tener lugar la ceremonia de la profesión religiosa.
Vicenta Gerosa viene a ser la primera en el Instituto de las Hermanas de la Caridad de María Niña. No quiso asumir el título de superiora, sino de hermana mayor. Redactó con particular sabiduría las Constituciones del Instituto pensando en la formación espiritual e intelectual de las nuevas hermanas. Sin grandes dotes de ingenio, sin gran cultura, Sor Vicenta Gerosa fue una maravillosa directora de espíritu y una hábil organizadora.
Ella conocía al Crucificado, es decir, conocía el secreto del sacrificio, de la paciencia, por lo cual la serenidad y la confianza la acompañaban constantemente. Decía: "Quien ignora el crucifijo no sabe nada; quien conoce el crucifijo lo sabe todo". Fue canonizada por SS Pío XII el 18 de mayo de 1950.