24 de junio de 2015

Santa MARÍA DE GUADALUPE GARCÍA ZAVALA. (1878 - 1963).

(Madre Lupita).

Martirologio RomanoEn la ciudad de Guadalajara, en México, santa María de Guadalupe (Anastasia) García Zavala, virgen, que participó activamente en la fundación de la Congregación de Siervas de Santa Margarita María y de los Pobres, y se distinguió por sus obras de caridad en favor de los menesterosos y de los enfermos.

Nació en Zapopan, Jalisco (Méjico), en el seno de una familia de comerciantes. Desde su infancia mostró un gran amor a los pobres. Tuvo un noviazgo con Gustavo Arreola, y cuando ya estaba para casarse, tenía 23 años, sintió la vocación religiosa para atender a pobres y enfermos.
Su confesor el padre Cipriano Íñiguez le animó a fundar una nueva Congregación religiosa y así nació la Congregación de las Siervas de Santa Margarita María y de los Pobres, quien dedicó su vida "al servicio de los más pobres, necesitados y enfermos". Conocida como "Madre Lupita" ejerció su oficio de enfermera con los enfermos del hospital que carecía de muchas cosas. Fue nombrada superiora general, cargo que ejerció toda su vida, y que no le impidió que en tiempos de escasez fuera personalmente a pedir limosna para el hospital y sus enfermos.
El cuadro político-religioso en Méjico fue grave desde 1911, con la caída del presidente Porfirio Díaz, hasta prácticamente 1936 la Iglesia fue perseguida por los revolucionarios Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Pancho Villa y sobre todo Plutarco Elías Calles en el período más sangriento de 1926 a 1929.
En este tiempo de persecución, la Madre Lupita arriesgó su vida y la de sus compañeras, escondiendo en el hospital a muchos sacerdotes y al mismo arzobispo de Guadalajara. Por otra parte asistieron a los soldados heridos que los perseguían, y que por ello no molestaron a las hermanas sino que las defendieron. La Congregación se expandió rápidamente, y la Madre Lupita se durmió en el Señor después de una larga enfermedad en Guadalajara.
Fue amada por pobres y ricos de la ciudad de Guadalajara y de otros lugares en donde tenían hospitales, esto se confirma también porque desde el momento en que se supo de su muerte, muchísima gente se congregó en el hospital para ver por última ocasión sus restos mortales y al día siguiente que se celebraron los funerales también participó mucha gente porque ya la consideraban como una santa. Fue beatificada por SS Juan Pablo II el 25 de abril de 2004 y canonizada el 12 de mayo de 2013 por SS Francisco.