8 de junio de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA.


San Maximino de Aix. s. I. 
(Máximo. fr.: Maximin d’Aix).
Martirologio Romano: En la población de Aix-en-Provence, en la Galia, san Maximino, a quien se atribuye el inicio del cristianismo en esta ciudad.
Primer obispo de Aix. La leyenda dice que era el ciego de nacimiento del Evangelio (Jn 9) o unos de los 72 discípulos de Jesús, y que acompañó a santa María Magdalena en su presunto viaje a Marsella y que luego se convirtió en obispo de Aix, y habría enterrado a santa María Magdalena, pero es un santo provenzal del siglo XI.

Santa Calíope. M. c. 250. 
(Caliopa, Kalliopi). 
La de la bella voz
Mártir oriental, decapitada durante la persecución de Decio. Sus Actas no son dignas de fe. La leyenda, nada fiable, narra la historia común a otras muchas vírgenes mártires de los primeros siglos en la que se dice que era una mujer rica de 21 años que había renunciado al matrimonio para dedicarse a las obras de caridad. Entre sus pretendientes renunció a uno de ellos que era pagano, pero no lo hizo por sus creencias, sino porque quería dedicarse a los demás. 
Su negativa a casarse, llevó a dicho pretendiente a acusarla ante el tribunal por su condición de cristiana, presentó testigos falsos que levantaron falsos testimonios que detruyeron su fama; el delator le propuso retirar la denuncia si se casaba con él y renunciaba a su fe. Ella se negó, fue condenada y llevada ante la plaza pública, y allí fue cruelmente torturada y cuando todavía le quedaba vida le prometieron la vida si apostataba a lo que se negó y por tanto fue decapitada. Se desconoce el lugar de su martirio y su fiesta la celebran la Iglesia Ortodoxa y la Iglesia Católica. Su fiesta es el 8 de junio.

San Victorino. M. c. 538. 
Pequeño vencedor
La vida de san Victorino está estrechamente ligada a la de su hermano san Severino de Septempeda. Como él, para ser perfecto, siguió la invitación de Cristo y vendió sus bienes y los distribuyó entre los pobres. Para darse completamente a Dios y aislarse del mundo, y según su hagiografía, junto con su hermano, se refugiaron en el monte Nero donde hicieron vida eremítica. Algunos años después Victorino dejó a su hermano y se refugió en las grutas de San Eustaquio, donde surgirán un eremo benedictino, en los montes de Pioraco.
Según cuenta la leyenda, victima de fuertes tentaciones, se impuso una dura y dolorosa penitencia: se hizo colgar de un árbol con las manos atadas entre dos ramas hasta que su hermano no fue a liberarlo. Cuando murió, los habitantes de Pioraco, recogieron con veneración sus restos y le dedicaron una iglesia y lo eligieron patrón de a ciudad.

Lápida sepulcral de san Fortunato
San Fortunato de Fano. s. VI. 
Afortunado, dichoso. 
Martirologio Romano: En Fano, en el Piceno, san Fortunato, obispo, que se ocupó de la redención de cautivos.
Natural de Fano, (el Niceno, Italia). Obispo de Fanum Fortunae (una población llamada entonces "El Templo de la Fortuna", hoy Fano) a orillas del Adriático. Se cuenta como anécdota muy singular de este Fortunato, que consultó al Papa si podía vender los vasos sagrados del culto para rescatar a los cautivos, y que habiendo recibido respuesta afirmativa, se dedicó a esta actividad con toda el alma y con óptimos resultados. Por eso sus feligreses, para honrar su memoria le construyeron un suntuoso túmulo en la catedral, en forma de pirámide. Tiene culto local.

San Gildardo de Rouen. M. c. 514.
(Gildando, Gilardo, Godardo. fr.: Godard de Rouen). 
Audaz en el valor. 
Martirologio Romano: En Rouen, también en la Galia, san Gildardo, obispo.
Obispo de Rouen durante 15 años. Su vida es poco conocida. Asistió al concilio de Orleáns (511). Consagró a san Lautonio, obispo de Coutances. La leyenda lo cree hermano gemelo de san Medardo, obispo de Noyon, pero la historia discrepa. A veces se le confunde con san Gotardo. 

San Clodulfo de Metz. (605 - 660). 
(Clou, Glodulfo. fr.: Clodulf, Cloud de Metz).
Guerrero glorioso. 
Martirologio Romano: En Metz, en la región de Austrasia, en la Galia, san Clodulfo, obispo, hijo de san Arnulfo y consejero real.
Hijo de san Arnulfo de Metz. Hermano de Ansejiso; los dos hermanos, como antes lo había sido su padre, fueron altos cargos de la corte del rey de Austrasia. Ansejiso se casó con santa Bega de Andene, hija del beato Pipino de Landen, y fue abuelo de los reyes carolingios de Francia. 
Clodulfo fue elegido obispo de Metz, sucedió a su padre en el 656; era laico y llevaba una vida devota y santa. Gobernó la diócesis durante 40 años de forma sabia, haciendo grandes limosnas y gozó de mucho respeto; fue consejero del rey. Se piensa que escribió una biografía de su padre.

Beata Diana de Andaló. (1200 - 1236). Fundadora de las dominicas. (Ver) 10 de Junio.