6 de junio de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


Santos Artemio y Paulina. M. 302. 
Artemio: Referente a Artemis o Diana. 
Paulina: Párvula. Gentilicio de Pablo. 
Martirologio Romano: En Roma, en la vía Aurelia, a dos miliarios de la ciudad, santos Artemio y Paulina, mártires.
Artemio era director de la cárcel en la que se encontraban santos Pedro el Exorcista y Marcelino. Se hizo cristiano, junto a su mujer Cándida y su hija Paulina, y fueron bautizados por san Marcelino. Artemio fue decapitado y su esposa e hija fueron enterradas vivas bajo un muro de piedras en la vía Aurelia. 

San Besarión. M. c. 400. 
(Besaración). 
Hombre del valle.
Martirologio Romano: En Scete, en Egipto, san Besarión, anacoreta, que por el amor de Dios fue mendicante y peregrino.
Nació en el seno de una familia cristiana. Pronto se sintió atraído por la “vida angélica” de los ascetas. Fue discípulo de san Antonio Abad, que como él vivió el evangelio con toda su radicalidad, desprendiéndose de todo cuanto tenía, después se puso bajo la dirección de san Macario en el desierto de Scete en Egipto. Su soledad estaba acompañada del evangelio donde encontraba su inspiración; abandonó a su segundo maestro y fue mendigo y peregrino por amor de Dios. 
Es muy venerado por los griegos. Su nombre se hizo célebre muchos siglos después de su muerte, gracias al cardenal Besarión a quien el prior del monasterio le impuso ese nombre cuando lo ordenó. Su leyenda es una colección de tópicos. 

San Eustorgio II de Milán. M. 518. 
Bien amado. 
iglesia de San Sixto
Milán
Martirologio Romano: En Milán, san Eustorgio II, obispo, que, conocido por su piedad, justicia y demás virtudes propias de un pastor, edificó un célebre baptisterio.
Era un presbítero romano que fue elegido el XXIVº obispo de Milán en el 512; gastó grandes sumas de dinero para rescatar a muchos miembros de su grey apresados por los bárbaros. 
Fue amigo sincero del rey Teodorico, que lo elogió como “fuerte custodio de la disciplina eclesiástica”. Había entre ellos una confianza recíproca: cuando el obispo de Aosta fue acusado falsamente por algunos miembros del clero de traición, Teodorico pidió a Eustorgio que restableciera al obispo inocente en su diócesis y que decidiera el justo castigo para los eclesiásticos perjuros: ciertamente Eustorgio actuó con justicia y misericordia.
Viceversa, Teodorico se empeñó en ayudar a Eustorgio en defender los bienes de la Iglesia milanesa en Sicilia, porque servían para dar de comer a miles de pobres, que se encargaba la iglesia ambrosiana. Una confirmación nos viene de san Avito, obispo de Vienne, que alabó a Eustorgio por su generosidad hacia los italos prisioneros por Gondebaldo, rey de los burgundios. Sus restos reposan en la iglesia de San Sixto en San Lorenzo en Milán. 

San JarlatoM. c. 550. 
(Iarlat, Hierlath, Jarlath).  
Martirologio Romano: En Hibernia, san Jarlato, obispo 
Fundador y primer abad mitrado de la abadía de Tuam en Connaught (Irlanda), donde dio vida a una escuela monástica que fue muy famosa. Entre sus discípulos se encuentran los santos: Brendano de Birr y Colmán de Cloyne. Tiene culto local.

San Claudio de Condat. M. c. 703. 
(Claudio de Besançon. fr.: Claude de Jura).
Cojo
Martirologio Romano: En el monte Jura, san Claudio, a quien se considera como obispo y abad del monasterio de Condat.
Natural de Salins, en el Franco Condado, fue educado para la vida militar, pero decidió hacerse sacerdote y fue nombrado canónigo de Besançon, en los montes del Jura, Francia y, en el 626, fue elegido obispo de la ciudad. Renunció a su sede siete años después y se hizo monje benedictino y fue abad de Saint Oyend en Condat durante 55 años. Tuvo fama de taumaturgo y murió con fama de santidad. Dejó su nombre al pueblo de Saint Claude. Patrón del Franco Condado, Besançon y Lyon.  

San Alejandro de Fiésole. M. c. 826. 
Favorecedor de los hombres. El que rechaza al hombre, el adversario.
Martirologio RomanoEn el territorio de Bolonia, en la Emilia, tránsito de san Alejandro, obispo de , que, a su regreso de la ciudad de Pavía, adonde había ido para reclamar ante el rey de los longobardos los bienes de su iglesia retenidos por usurpadores, estos lo ahogaron arrojándolo a un río.
Según la leyenda nació en Fiésole en el seno de una rica familia. Fue nombrado archidiácono por el obispo Leto, y a la muerte de éste fue elegido obispo involuntario de Fiésole. Intentó recuperar los bienes de su iglesia, expropiados por los feudatarios lombardos, para ello marchó a Pavía a entevistarse con el rey Lotario, que aceptó sus demandas y le otorgó más tierras; a su regreso, en las proximidades de Bolonia fue acogido falsamente por nobles fiesolanos, que fingiendo ayudarle a atravesar el Rhin, lo arrojaron al río provocando su muerte, y por ello fue tenido como mártir. Patrón de Fiésole. 

San Hilarión de Constantinopla. M. 845. 
(Hilarión “el Joven”).
Alegre.
Martirologio Romano: En Constantinopla, san Hilarión, presbítero y abad del monasterio llamado de Dalmacio, que, por defender el culto de las sagradas imágenes, tuvo que soportar cárcel, azotes y el exilio.
Nació en la región de la Capadocia. Luchó contra las imposiciones iconoclastas, y en estos turbulentos años, fue elegido hegúmeno del monasterio de Dalmacio en Constantinopla. Por su persistente defensa del culto de las sagradas imágenes fue encarcelado por el emperador, y encerrado, durante varios meses, en un sórdido calabozo donde pasó mucha hambre; liberado por la petición de sus amigos, fue enviado a otro monasterio, y dos años después, fue encerrado en una fortaleza porque no cejó en defender sus creencias. De nuevo en libertad, fue deportado a una de las islas de la Propóntide donde fue cruelmente azotado, antes de que le permitieran retirarse en una estrecha celda que construyó en la montaña. Pasó 8 años en el exilio hasta que, cuando finalmente triunfó la ortodoxia, pudo regresar a su monasterio de Constantinopla. 
Nota: La fotografía que adjunto aparece en la iconografía ortodoxa griega, como san Hilarión de Constantinopla, pero parece ser que puede ser san Hilarión de Gaza. Como la iconografía ortodoxa casi todos los santos de la antigüedad se parecen, o son idénticos, la dejo aquí porque así es venerado
en la iconografía bizantina.

iglesia celta en las islas Orcadas
San Colman. M. c. 1010.  
(Colmoco, Colomano). 
Negro
Martirologio Romano: En las islas Orcadas, próximas a las costas de Escocia, san Colman, obispo
Lo poco cierto que sabemos de él es que fue consagrado obispo para la islas Orcadas, durante el reinado de Kenneth III (998-1000). 
Las noticias que tenemos son inciertas y se contienen en la "Historia Ecclesiastica Gentis Scotorum" de Dempster obra digna de fe. Parece probable que se trate de dos personajes confusos y que el otro san Colmán fuera obispo de Dromore en Escocia. El 5 de julio de 1898, el papa León XIII confirmo su culto.

capilla de los sto. Abades
Abadía de Cava.
Beato Falcón de Cava. M. 1146. 
(it.: Falcone di Cava dei Tirreni).
Uñas retorcidas del halcón. Hacha. 
Martirologio Romano: En el monasterio de Cava dei Tirreni, en la Campania, beato Falcón, abad.
Fue educado desde niño en la abadía de la Santísima Trinidad en Cava dei Tirreni, Campania; tuvo una formación según los más sanos principios de la espiritualidad benedictina cluniacense, durante el mandato del abad del beato Pedro Pappacarbone, abad de este monasterio desde su niñez. Todavía joven, fue encargado de regir como prior, el importante monasterio de Santa María en Cersosimo en la provincia de Potenza y de otros en Calabria, todos sufragáneos de la abadía de Cava.
 En el 1141, sucedió a san Simeón de la Cava como abad de la Santísima Trinidad de la Cava, donde se manifestó como experto en Derecho y se distinguió por sus dotes de orador y buen administrador. Su trabajo está documentado en 8 volúmenes del “Index chronolohicus”. Fueron muchas las donaciones de bienes y de vasallos que con su trabajo fluyeron a favor de la abadía y las fundaciones y agregaciones de nuevos monasterios e iglesias de la Campania a la Basilicata. Fue un eminente jurista muy apreciado, llamado muchas veces por el rey Ruggero II el Normando y por los obispos de la región para dirimir asuntos canónicos, litigios y contenciosos. Está enterrado en la iglesia de esta abadía. El 16 de mayo de 1928, el papa Pío XI confirmó su culto.

Beato Gilberto de Neufontaines. M. 1152. 
(fr.: Gilbert).
Prenda esplendorosa. Voluntad fuerte. 
Martirologio Romano: En Clermont-Ferrand, en Aquitania, san Gilberto, abad de la Orden Premonstratense, que, después de haber vivido como eremita, fundó el monasterio y el hospital de Neufontaines.
Era un noble de Auvernia en Aquitania. Paje en la corte de Luis VII el Gordo, tomo parte activa en la II Cruzada, proclamada por el papa san Eugenio III en 1146. La expedición fue un fracaso y en 1149, a su regreso abrazó el estado religioso junto con su esposa santa Petronila y su hija santa Poncia. Era una decisión vital, que en aquellos tiempos varias parejas hacían de común acuerdo. Fundaron un monasterio femenino en Aubeterre, del cual Petronila fue abadesa y a su muerte le sucedió Poncia.
 Gilberto, después de vivir durante un tiempo como eremita en Neufontaines en Auvernia, edificó un monasterio masculino y después un hospital, donde se dedicó al cuidado de los enfermos. En 1151, Gilberto ingresó en el monasterio premostratense de Dilo y después regresó a Neufontaines con muchos monjes que lo eligieron abad. Murió en Neufontaines, y después de su muerte, se obraron muchos milagros gracias a su intercesión. Confirmó su culto el papa Benedicto XIII en 1725.

San Gerardo Tintori. (c.1135 - 1207). 
(o Gerardo de Monza, de los Tintoreros o de los Tintori).
Audaz con su lanza; guardián valiente.
Joven burgués de Monza, que ejerció la abogacía. Muerto su padre, invirtió sus bienes en la hospitalidad y cuidado de los pobres, fundando, hacia el 1170, un hospital en Monza donde servir a los enfermos, especialmente a los leprosos y apestados. Puso el hospital bajo el control del Ayuntamiento y de los canónigos de la basílica de San Giovanni Battista, y se reservó para sí los trabajos más duros: llevar a la espalda a los enfermos recogidos en la calle, lavarlos, nutrirlos y servirlos. 
Se le unieron voluntarios y Gerardo los organizó como grupo de laicos, ligados por una disciplina de vida en común, con el deseo del celibato. Tuvo dones taumatúrgicos. Ya en vida, por su dedicación, los moncenses lo veneraron como santo. 
Se cuenta que milagrosamente consiguió parar un desbordamiento del río Lambro, salvando el hospital de una inundación; que llenó de víveres la despensa y la bodega de vino. También se le atribuyen milagros “pequeños” como en el que pidió a los sacristanes que le dejara orar toda la noche en la basílica, y para ello les prometió una cesta de cerezas. A la mañana siguiente estaban las cerezas maduras, y el hecho ocurrió en pleno invierno. Murió con fama de santidad y fue sepultado en la iglesia del hospital, que tomaría su nombre y que fue objeto de peregrinaciones. Es uno de los patrones de Monza.

Beato Guillermo Greenwood. M. 1537. 
(Villano Greenwood. ing.: William Greenwood).
Que quiere proteger. Yelmo voluntarioso.
Martirologio Romano: En Londres, en Inglaterra, beato Guillermo Greenwood, mártir, monje de la Cartuja de esta ciudad, que en tiempo de Enrique VIII, por su tenaz fidelidad a la Iglesia católica, consumó su martirio con la cárcel, el hambre y la enfermedad.
Era hermano lego en la Cartuja de Londres, de la que era prior san Juan Houghton. Cuando llegó la orden de jurar las nuevas disposiciones dictadas por Enrique VIII, se atuvo al criterio de su prior y con él juró lo que se le pedía con la restricción de «en cuanto no fuese contrario a la ley de Dios». 
Producido el martirio del prior y colocado un nuevo prior en la Cartuja, éste dio el paso adelante en 18 de mayo de 1537 de aceptar la supremacía religiosa del monarca, lo que significaba la separación respecto de la autoridad del Papa. Diez religiosos, entre ellos nuestro mártir, se negaron a esta apostasía, siendo encarcelados en Newgate en Londres y sometidos a la tortura de la argolla y la cadena, dejándoseles morir de inanición. El primero en sucumbir fue nuestro mártir, que expiró el 6 de junio de 1537. Fue beatificado el 9 de diciembre de 1886 por León XIII.