16 de junio de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


Santos Ferreol y Ferrucio. M. 212. 
(fr.: Ferréol et Ferjeux).
Martirologio Romano: En Besançon, en la Galia Lugdunense, san Ferreol y san Ferrucio, mártires.
Se dice que el presbítero Ferreol y el diácono san Ferrucio eran hermanos gemelos, nativos de Asia Menor; fueron enviados por san Ireneo de Lyon a evangelizar la región de Besançon y las comarcas vecinas, donde trabajaron con éxito durante 30 años y luego fueron detenidos a causa de su fe, sometidos a diversas torturas y, por fin, condenados a morir decapitados. La ejecución se llevó a cabo alrededor del año 212, probablemente durante el reinado de Caracalla.
Ferreol aparece asociado con san Ferrucio, que es una duplicación de él mismo y por ello se les presenta como hermanos gemelos. No debe confundirse a este san Ferreol con otro santo del mismo nombre, martirizado en Viena (18 de septiembre), y a quien menciona más de una vez el propio san Gregorio de Tours. Patrón de Besançon. 

Santas Actinea y Greciniana. M. 303. 
(Atilia, Actea). Resplandeciente.
(Graciniana, Greciana).
Por desgracia las noticias sobre estas dos santas, son pocas y poco fiables. Probablemente eran originarias de Volterra o de los territorios circundantes. Actinea fue decapitada en Volterra, en Etruria, durante la persecución de Diocleciano. 
En 1140, sus restos juntos con los de santa Greciniana, fueron encontrados juntos en la iglesia camaldulense de santos Justo y Clemente. Sus reliquias son veneradas en la colegiata de la Madonna Assunta de Casole d’Elsa.

San Similiano de Nantes. M. 310. 
(Sambin, Sambino, Simblino, Siminialo. fr.: Similien de Nantes, Similianus, Samblin, Semblin). 
Semejante. 
Martirologio Romano: En Nantes, también en la Galia Lugdunense, san Similiano, obispo, al que san Gregorio de Tours alaba como un gran confesor.
Se dice que bautizó a santos Donaciano y Rogaciano cuando era obispo de Nantes. Aunque san Claro está considerado el fundador de la diócesis, muchos consideran a Similiano su primer obispo de facto.

Santos Áureo, Justina y compañeros. s. V.  
(al.: Aureus und Justina).
Aureo: De oro, dorado. 
Justina: Justísima
Martirologio Romano: En Maguncia, en la Galia Bélgica, santos Aureo, obispo, Justina, su hermana, y compañeros, mártires, que, mientras celebraban la Eucaristía, fueron asesinados por paganos hunos.
Áureo era obispo de Maguncia. Durante la invasión de los hunos, fue expulsado de su sede; le siguieron su hermana Justina y otras personas y mientras celebraba la misa, los hunos, los mataron y los arrojaron a un pozo. 

San Elidán. s. V. 
La Iglesia de Llanelidan, en Denbighshire (Gales) presupone un san Elidán, presumiblemente galés. “Se le representa indistintamente como un caballero, un rey en Snowdonia y un obispo” (Lloyd-Verney, "Description of parish churches of Llangurig", 1892, pg. 60).

San Ticón de Chipre. M. c. 450. 
El de la suerte, afortunado.
Martirologio Romano: En Amato (Limassol), en la isla de Chipre, san Ticón, obispo, en tiempo del emperador Teodosio el Joven.
Obispo de Amato en Chipre (hoy Limassol), combatió enérgicamente los últimos restos del paganismo en la isla, especialmente el culto a Afrodita. Su vida está llena de leyendas fantásticas. En Chipre se le considera patrón de los viñadores por un milagro asociado a su leyenda.

San Cecardo de Luni. M. c. 860/95. 
Martirologio Romano: En Carrara, de la Toscana, beato Cecardo, obispo de Luni y Sarzana, quien, inicuamente asesinado por unos obreros cerca de las canteras de mármol, fue considerado como mártir.
Fue nombrado obispo de Luni, (Liguria), y Sarzano (Toscana); después de una invasión de los normandos a esta ciudad, que la dejaron devastada y asolada. Tuvo que reconstruirla de sus ruinas materiales y morales. Dio sepultura a los muertos, abrió las iglesias, cuidó a los huérfanos y sanó a los enfermos. Se dice que un día fue a las canteras de mármol de Carrara para ver los bloques para la futura iglesia que pensaba construir, pero los operarios, no se sabe la razón, lo mataron; algunos autores piensan que fue por odio a la fe. Tiene culto local.

San Palerio de Telese. s. IX. 
Junto con Equicio. Los dos santos están ligados a los orígenes de la diócesis de Telese y de sus primeros obispos. Palerio era obispo de Telese y Equicio su diácono.
La única certeza es una lápida que testifica la revelación divina de la presencia de los santos cuerpos y de su sepultura en San Martino Valle Caudina, consagrado por el obispo Guillermo de Avellino en 1167.
Palerio fue obispo de Telesia o Telese en el siglo IX, periodo en el que la ciudad sufrió distintas desgracias. Entre el 846 y 847 la ciudad sufrió duramente las invasiones sarracenas. Luego el feroz condotiero Massar, después de obligar a Telese a capitular a causa que les quitó el agua, devastó las murallas y destruyó gran parte de la ciudad. A esta primera destrucción se añade el terremoto del año 848 que destruyó los pueblos de Sannio.
Según la tradición el obispo Palerio huyó de Telese y se refugió en las montañas irpinas y por tanto en San Martino Valle Caudina es donde todavía existe el culto al santo. Actualmente las reliquias de los santos son veneradas en la Iglesia metropolitana de Benevento y en la catedral de Telese. La Sagrada Congregación para el Culto dispone para la diócesis de Telese que la festividad de san Equicio se celebre el 18 de Junio y la de san Palerio el 16 de Junio.

Beata Limbania. M. 1294. 
Limbania nació en Chipre y para huir de un matrimonio no deseado, huyó de Chipre y se embarcó hacia Génova. Ingresó como benedictina en la capital ligur y vivió como reclusa en una gruta bajo la iglesia de Santo Tomás en la misma ciudad donde murió. 

Beato Tomás Reding. M. 1537. 
(ing.: Thomas Reding).
Gemelo.
Martirologio Romano: En Londres, en Inglaterra, beato Tomás Reding, mártir, monje de la Cartuja de esta ciudad, que, reinando Enrique VIII,, por mostrarse fiel a la unidad de la Iglesia católica, fue encerrado y encadenado en prisión, donde murió consumido por el hambre y la enfermedad.
Tomás Reding o Redyng era hermano lego de la Cartuja de Londres y siguió las peripecias de su monasterio cuando el cisma de Enrique VIII. Luego del martirio del prior, san Juan Houghton, y cuando se intimó de forma definitiva a la comunidad la orden de suscribir el acta de supremacía por la que se repudiaba la autoridad del Papa en Inglaterra, Tomás fue uno de los diez monjes que rehusaron firmarla (el primero de esta serie de hermanos legos fue beato Guillermo Greenwood), por cuyo motivo fue arrestado y llevado a la cárcel, en donde se le sujetó a una argolla, se le cargó de cadenas y se le dejó morir de hambre. Su alma voló al cielo el 16 de junio de 1537. El papa León XIII lo declaró bienaventurado el 9 de diciembre de 1886.

Beato Antonio Constante Auriel. (1764 - 1794). 
(fr.: Antoine-Constant Auriel).
Floreciente. El defensor, el enemigo de los burros
Martirologio Romano: En el mar, frente al puerto de Rochefort, en Francia, beato Antonio Constante Auriel, presbítero y mártir, el cual, vicario parroquial en Cahors, durante la Revolución Francesa, por su condición de sacerdote, fue encarcelado en una vieja nave, donde, contagiado de fatal enfermedad mientras prestaba ayuda a sus compañeros de prisión, entregó su espíritu al Señor.
Nació en Fajolles (Francia). Se llamaba Antonio por su bautismo pero se le conocía por el nombre de Constante. Presbítero, vicario parroquial de Caviat y Sainte-Mondane, en la diócesis de Cahors, donde comenzó a ejercer su ministerio con dedicación y celo. Llegada la orden de suscribir la «Constitución Civil del Clero», se negó desde primera hora firmemente, lo que trajo primero su expulsión de la parroquia y posteriormente su reclusión en la prisión de Notre Dame de Périgueux, en la que el 12 de diciembre de 1793 fue hallado apto para la deportación. 
Llegado a Rochefort, fue embarcado en la nave "Deux Associés", y se ofreció para enfermero del hospital donde tantos pobres y algunos ya ancianos sacerdotes sufrían de diferentes males. Su amabilidad, bondad, caridad y ternura fue un consuelo para todos. Después de muchos sufrimientos asistiendo a cautivos murió de grave enfermedad. Fue beatificado el 1 de octubre de 1995 por san Juan Pablo II.