11 de junio de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Máximo de Nápoles. M. c. 361. 
(it.: Massimo di Napoli).
Martirologio Romano: En Nápoles, de la Campania, san Máximo, obispo, que por su fidelidad a la fe de Nicea fue desterrado por el emperador Constancio, donde murió consumido por las tribulaciones.
Décimo o decimotercer obispo de Nápoles que dirigió la diócesis probablemente del 347 al 359, durante el imperio de Costanzo II. El emperador lo envió el exilio por defender la fe de Nicea y, en su lugar se puso al hereje arriano Zósimo, que gobernó la diócesis durante seis años, pero, según se narra, tuvo que abdicar porque cada vez que intentaba hablar en público la voz no le salía. Este bloqueo de las cuerdas vocales se atribuyó a la oraciones de Máximo, preocupado por la difusión de la herejía entre sus fieles, y esto fue considerado un milagro que sirvió para su canonización. Máximo consumido por diversas calamidades, murió en el exilio; se le venera como mártir.
Sus restos regresaron a Nápoles durante el episcopado de su sucesor Severo y fue enterrado en la catedral donde se conserva el sarcófago bajo el altar. Hoy sus restos están en la iglesia de santos Efebo, Fortunato y Máximo donde se conserva la estatua del s. XVI del santo “durmiente”. El beato Pío IX confirmó su culto el 10 de junio de 1872.

San Remberto de Hamburgo y Bremen. M. 888. 
(al.: Rimbert von Bremen - Hamburg, Rembert, Rambert, Rembart),
Famoso por el consejo
Martirologio Romano: En Bremen, en Sajonia, san Remberto, obispo de Hamburgo y Bremen, fiel discípulo y sucesor de san Óscar, que continuó su ministerio por tierras de Dinamarca y Suecia, y en tiempo de las incursiones de los normandos se preocupó de redimir a los cautivos.
Nació en Flandes y fue benedictino en Turholt, después acompañó a san Óscar en su apostolado en Escandinavia y en el 865, le sucedió en el obispado de Hamburgo y Bremen; y con ayuda, especialmente de monjes benedictinos,  evangelizó las regiones todavía paganas. 
Sus ejemplos de virtud serán celebrados desde Suecia a Francia; como aquel de haber entregado en un viaje todo lo suyo, incluida la cabalgadura, para rescatar a unos esclavos cristianos; teniendo después que proseguir a pie el largo viaje, excesivo para sus años. Cuando ya por su edad no pudo atender su diócesis, la dejó en manos de su sucesor y fiel colaborador Adelgario.   

San Paris. (1152 - 1267).  
(Aparicio. it.: Parisio = Aparición, comparecencia). 
Igual, equivalente. 
Martirologio Romano: En Treviso, en el territorio de Venecia, san Paris, presbítero de la Orden Camaldulense, que fue director espiritual de religiosas durante setenta y siete años, y falleció a la edad de ciento ocho.
Natural de Treviso. Monje camaldulense a los 12 años. A pesar de su juventud, desde un principio entró de lleno en la existencia del claustro y muy pronto se convirtió en un modelo de fervor y obediencia a la regla. En 1190 fue ordenado sacerdote. Por su sabiduría y prudencia a los 30 años, fue nombrado director espiritual de las monjas de Santa Cristina en Treviso y en esta labor estuvo durante 77 años con abundantes y magníficos frutos para la comunidad; tuvo una única preocupación: no hacerse notar, a pesar de los milagros que hacía, y lo consiguió. 
Parece que la existencia del santo no tuvo acontecimientos fuera de lo común y probablemente se le habría olvidado, a no ser por sus profecías y los milagros que ocurrieron durante su vida y después de su muerte. Se cree que vivió hasta la edad de ciento ocho años. Su cadáver fue sepultado en la iglesia del convento al que había servido durante tanto tiempo, y las gentes comenzaron a rendirle culto desde su muerte; su sucesor, Alberto, obispo de Treviso, extendió su devoción.

Beato Esteban Bandelli. (1369 - 1450). 
(it.: Stefano Bandelli). 
Corona. Coronado de laurel, victorioso.
Martirologio Romano: En Saluzzo, en el Piamonte, beato Esteban Bandelli, presbítero de la Orden de Predicadores, egregio en la predicación y el sacramento de la confesión.
Nació en Castelnuovo Scrivia, Alessandria, en el seno de una óptima familia. Se hizo dominico en Piacenza, aplicándose en la observancia meticulosa de la regla, distinguiéndose en la oración y en el ejercicio de las virtudes religiosas, después se doctoró en Teología y Derecho canónico y civil en la universidad Pavía, donde enseñó como maestro (1437), y estuvo algunos años. 
En la ciudad de Saluzzo predicó durante toda su vida, al mismo tiempo que san Bernardino lo hacía en Siena. Sus grandes dotes de orador, convirtieron a muchos, así como su vida y su celo sacerdotal, cuya característica más importante fue su carisma como confesor. Se le conoció como “el nuevo san Pablo” por su celo y elocuencia. Iban a escucharle grandes muchedumbres, y hubo conversiones estrepitosas de incrédulos y un mayor fervor de los cristianos tibios. Fue un hombre de profunda oración, estudio, que sabía sacrificarse por los pobres, de los cuales fue amado. Murió en Saluzzo. Fue sepultado en la iglesia de San Giovanni. Patrón de Saluzzo.