7 de mayo de 2015

San JUAN DE BEVERLEY. M. 721.

(ing.: John of Beverley, John of York).
Dios es misericordioso. El que está en gracia de Dios. Admirable

Martirologio RomanoEn Beverley, en Northumbría, san Juan, obispo primero de Hexham y después de York, que asoció el trabajo pastoral con la oración en soledad, y después de haber renunciado a su cargo, pasó los últimos años de su vida en el cenobio que él mismo había fundado en aquel lugar.


Nació en Harpham en Yorkshire. Estudió en Canterbury cuando fueron obispos san Adrián de Canterbury y san Teodoro de Tarso. De vuelta a su país, ingresó como monje en el monasterio de Whitby, bajo la dirección de su abad Gildas. Fue ordenado obispo de Hexham, al inicio del reinado del rey Alfredo. El tiempo que le quedaba libre de sus funciones lo dedicaba a la oración y a la contemplación, retirándose a la iglesia de San Miguel. Acostumbraba a llevar con él a algún pobre a quien servir durante el tiempo de Cuaresma. En su afán de caridad, llegó, para sanar a un sordomudo, a descubrir un modo de paciente vocalización.
Al morir el obispo de York, fue nombrado como metropolitano de la ciudad. San Beda el Venerable, que recibió de él el diaconado y el sacerdocio, dio amplios testimonios de su santidad y de su fama de taumaturgo. Es el fundador de la abadía de Beverley, de acuerdo con las costumbres del tiempo, la erigió para el uso de los dos sexos y la puso bajo el gobierno de su discípulo san Brithun. Cuando se sintió debilitado por la edad, renunció a su obispado en beneficio de su capellán, san Wilfrido el Joven, y habiéndolo ordenado obispo de York, se retiró a Beverley, donde pasó los últimos años de su vida, realizando puntualmente todos los deberes monásticos. La abadía sería destruida en el 721 por los daneses, aunque sobre sus ruinas se fundó una iglesia colegiata de canónigos.