5 de mayo de 2015

San GOTARDO DE HILDESHEIM. (c.961 - 1038).

(Godard, Godardo, Godeberto, Godehard, Godehardo, Godofredo)
Fuerza de Dios. Resplandor de Dios

Martirologio RomanoEn Hildesheim, en el territorio de Sajonia, en Alemania, san Gotardo, obispo, que, primero abad del monasterio de Niederaltaich, visitó y renovó otros monasterios, y al morir san Bernardo le sucedió en la sede episcopal, donde promovió la vida cristiana de su Iglesia, restableció en el clero la disciplina regular y abrió diversas escuelas.

Nació en Reichersdorf (Baviera, Alemania), en el seno de una familia burguesa. Estudió en la escuela catedralicia de Niederaltaich, cerca de donde nació. Vivió tres años en la escuela episcopal de Salzburgo al amparo del arzobispo Federico de Salzburgo, que le puso en su séquito, y lo acompañó a Italia y le ordenó subdiácono. En el 985 fue ordenado diácono por el obispo Pellegrino de Passau, y al poco tiempo fue elegido prepósito del monasterio del Niederaltaich.
En el 990, ingresó como monje benedictino en la abadía de Niederaltaich y ordenado sacerdote por el obispo san Wolfgango de Ratisbona; pocos años después fue elegido abad de este monasterio al que devolvió toda su pureza original en la vivencia de la regla de san Benito, en la reforma cluniacense, aunque no estuvo de acuerdo con la deposición de su predecesor el abad Eremberto. Su fama llegó a ser tal que el emperador san Enrique II le confió la reforma de otros cenobios, como las abadías de Hersfeld y Tergensee. Fue abad de Tegernsee (1001-1002) y Hersfeld (1005-1012), sin renunciar a su cargo de Niederaltaich. 
En 1022 fue creado obispo de Hildesheim, muy lejos ya de su Baviera natal, sucediendo a san Bernwaldo. Mandó construir más de 30 iglesias y fundó varios monasterios y hospitales para los pobres incapacitados. Su principal preocupación fue la formación del clero y el restablecimiento de la vida religiosa. Gotardo tenía particular predilección por los pobres; en cambio veía con muy malos ojos a los vagabundos profesionales, a los que llamaba «los peripatéticos» y no les permitía hospedarse por más de dos o tres días en el hospital. Está enterrado en la cripta de la catedral de Hildesheim. Fue canonizado el 29 de octubre de 1129 por el papa Inocencio II. Patrón de Hildesheim y Gotha.