25 de mayo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Canión de Atella. s. III - IV. 
Perro.
Martirologio Romano: En Atella, en la Campania, san Canión, obispo y mártir.
Según su “Passio”, Canión era un obispo africano, de la iglesia de Juliana, en Pirenaica. Cuando se inició la persecución de Diocleciano en el 292, Canión fue conducido a Cartago para ser interrogado y torturado. Sufrió el terrible tormento sin sacrificar a los dioses. Por orden de Pigrasio, Prefecto de Cartago, fue nuevamente torturado y mientras tanto predicaba el Evangelio a los asistentes, de los que se convirtieron muchos, que luego morirían decapitados. En otra sesión de torturas sucedió un terremoto en Cartago, que hizo que Canión pudiera huir en una barca que lo llevó milagrosamente a las costas de la Campania en Italia.
En la ciudad de Atella (Aversa, Italia) predicó la fe cristiana y con sus dones taumatúrgicos curó a muchos. Pero fue de nuevo perseguido y por último martirizado. Su cuerpo cuerpo reposa en la catedral de Atella.

San Dionisio de Milán. M. c. 359. 
(it.: Dionigi di Milano).
Pensamiento de Zeus. Dios de Nisa: Baco
Martirologio Romano: En Milán, de la Liguria, conmemoración de san Dionisio, obispo, el cual, habiendo sido desterrado a Armenia por el emperador arriano Constancio a causa de su fe católica, murió allí, por lo que mereció el título propio de los mártires.
Sucedió a san Protasio en la diócesis de Milán en el 351. Asistió al concilio de Arles del 353, para condenar a san Atanasio de Alejandría, y allí para salvaguardar la unidad de la iglesia, decidió firmar la condena a san Atanasio, pero san Eusebio de Vercelli, dijo que él no podía firmar después del obispo de Milán, y su firma fue borrada, y de esta manera no firmó ninguno. Tomó parte del concilio de Milán del 355 donde defendió la fe de Nicea y a san Atanasio. Esto le valió el destierro a Capadocia, por el emperador Constanzo. Murió en el exilio y san Ambrosio de Milán hizo transportar sus restos a Milán y lo declaró mártir. 

San Zenobio de Florencia. (c.334/40 - 390/424). 
(Cenobio. it.: Zanobi di Firenze).
El que recibe la vida de Zeus
Martirologio Romano: En Florencia, de la Toscana, san Zenobio, obispo.
Nació en el seno de una noble familia pagana (los Girolami), pronto sintió la influencia del santo obispo Teodoro, del cual recibió el bautismo. Consiguió, no sin antes vencer obstinada resistencia, atraer a su padre y a su madre a la fe cristiana. Se convirtió en clérigo y ascendió rápidamente a la dignidad de archidiácono, en la cual su virtud y notables facultades como predicador llamaron la atención de san Ambrosio de Milán. A instancias de éste el papa san Dámaso le llamó a Roma, donde le empleó en importantes misiones, entre ellas una embajada a Constantinopla. A la muerte de san Dámaso regresó a su ciudad natal, donde retomó su labor apostólica, y a la muerte del titular de la sede Zenobio fue llamado a sucederle, con gran gozo de sus fieles. Las antiguas leyendas que narran su vida como obispo -entre las que, no obstante, hay muchas interpolaciones de épocas posteriores- son unánimes en la descripción de la santidad de su vida y sus dones sobrenaturales. Durante su pontificado, toda Florencia se hizo cristiana y guió santamente su diócesis. Tuvo como diácono a san Eugenio de Florencia. Maestro de san Crescencio. Sobre su vida se han entretejido muchas leyendas.  

San Senzio de Bieda. s. V. 
De él se sabe poco. Era un eremita que vivió en una gruta cercana a la ciudad de Bieda y que fue el centro de la actividad de evangelización de san Senzio. Parece que murió mártir. Es el 2º patrón y protector de Bieda (Viterbo, Italia) después de san Vicente. 

parroquia de St. Lyé
San León de Mantenay. M. c. 550. 
(fr.: Léon, Lyé de Mantenay). 
Hombre audaz, valiente
Martirologio Romano: En el cenobio de Mantenay-sur-Seine, junto a Troyes, en la Galia, san León, abad.
Nació en Mantenay, pueblecito de la diócesis de Troyes (Francia). Ahí ingresó en un monasterio, fundado poco antes por el obispo de Reims, san Román de Condat. Edificó a todos sus hermanos, tanto como simple monje como al suceder a Román en el cargo de abad del monasterio de Montenay-sur-Seine en 533. Una noche, mientras dormía en el bautisterio de la iglesia, como tenía por costumbre, se le aparecieron san Hilario de Poitiers, san Martín de Tours y san Anastasio de Orléans, para anunciarle que iba a morir tres días después. San León les rogó que le obtuviesen de Dios otros tres días, para que una buena mujer pudiese terminar el hábito mortuorio que le había prometido. Habiendo obtenido esa gracia, el santo envió inmediatamente a un mensajero a traer el hábito morturio. La dama en cuestión dijo que todavía no lo había tejido, porque el abad gozaba de perfecta salud, pero que lo terminaría en tres días. La dama cumplió su palabra y envió el hábito en la fecha prometida. El santo murió, exactamente, cuando se le había predicho. Los sajones en el 959 destruyeron la abadía de Mantenay.

Beato Bartolomé Magi de Anghiari. (1460 - 1510). 
(it.: Bartolomeo Magi di Anghiari).
Hijo de Tolomai, o del labrador. Viejo. Don de Dios
Se le conmemora en el necrológico Franciscano: “Prope Empolim, in Tuscia, B. Bartholomaei Magi, ab Anglario, Confessoris qui castitate, humilitate et patientia exornatus, vitam prope angelicam duxit.” Fue maestro de novicios del convento franciscano del convento de La Verna.
Organizó la construcción de la iglesia de la Santa Cruz de Anghiari, que según su intención, debía recordar el pasaje de san Francisco estigmatizado en Anghiari, sucedido en 1224, cuando pasó cerca del castillo y colocó una cruz. Murió en Émpoli y tiene culto público.

San Pedro Doan Van Van. (1780 - 1857). 
Piedra firme. Roca.   
Martirologio Romano: En Tonquín, san Pedro Doan Van Van, mártir, que, siendo catequista y administrador de la parroquia de Bau No, en tiempo del emperador Tu Duc, ya octogenario, confirmó con su sangre la perseverancia en la fe.
Nació en Ke-coi en la provincia de Nam-Dinh (Vietnam) en el seno de una familia cristiana. A los 25 años fue nombrado catequista y administrador de la parroquia de Bau-No. Y cumplió con mucha diligencia ambos encargos a lo largo de muchos años. Visitaba a los enfermos y socorría a los pobres. 
Fue denunciado como cristiano y le acusaron de ser sacerdote católico, cosa que negó, porque no lo era, pero reconoció que era ministro del misionero; la acusación vino porque se negó dar arroz a dos maleantes que denunciaron que en el pueblo había sacerdotes y una iglesia; los misioneros y catequistas lograron ponerse a salvo, pero Pedro volvió porque quería saber como estaba la parroquia, pero fue reconocido. No lograron que apostatase y que pisase la cruz. Aceptó con serenidad la pena de muerte. Fue decapitado en Ke-coi (Vietnam). Fue canonizado el 19 de junio de 1988 por SS Juan Pablo II.

San Dionisio Ssebuggwawo. (1870 - 1886). 
Pensamiento de Zeus. Dios de Nisa: Baco.
Martirologio Romano: En el lugar de Munyonyo, en Uganda, san Dionisio Ssebuggwawo, mártir, el cual, a los dieciséis años de edad, al reconocer ante el rey Mwanga que había enseñado los rudimentos de la fe cristiana a dos personas de su corte, fue traspasado con una lanza por el mismo soberano.
Natural de Bulemezi. Pertenecía al clan Musu. Tenía 16 años. Paje primero del rey Mutesa y después del rey Mwanga de Uganda, que le confió la supervisión de sus apartamentos personales. Conoció el cristianismo y se bautizó en 1885. 
Un día el rey Mwanga lo traspasó con una lanza porque le encontró enseñando el catecismo a su propio hijo y heredero Mwafu. Seguidamente encomendó al musulmán Kyayambaddé que lo rematara. Este mando que lo arrastraran fuera del recinto, y como no tenían un arma afilada para rematarlo, acabaron con su vida clavándole reiteradamente un cuchillo para degollar cabras. Murió en Kampala. Fue la segunda víctima de la persecución ugandesa. Fue canonizado por el beato Pablo VI el 8 de octubre de 1964.