30 de abril de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Eutropio de Saintes. s. III. 
(fr.: Eutrope de Saintes). 
Adaptado, versátil
Martirologio Romano: En Saintes, en Aquitania, san Eutropio, primer obispo de esta ciudad, que, según la tradición, había sido enviado a la Galia por el Romano Pontífice.
Dicen que habló con Jesús y que fue uno de los presuntos compañeros de san Dionisio de París. Nació en Persia, habría asistido a la multiplicación de los panes y peces realizado por Jesús y a la entrada de Cristo en Jerusalén. Después de la muerte de Jesús viajó a Roma donde fue recibido por el papa san Clemente I que lo envió a predicar a la Galia. Consagrado obispo de Saintes, consiguió convertir y bautizar a la hija del gobernador llamada santa Estela. El padre hizo que lo mataran. Fue dilapidado; otros autores dicen que le cortaron la cabeza. Saintes guarda su cráneo hendido. Su leyenda es una compilación hagiográfica copiada de la pasión de otros mártires. 

Santa Sofía de Fermo. M. c. 250. 
Sabiduría, conocimiento.
Martirologio Romano: En Fermo en las Marcas, santa Sofía, virgen y mártir
Mártir en Fermo (Italia), durante la persecución de Decio. Investigaciones reciente piensa que es la misma santa Sofía, madre de santas Fe, Esperanza y Caridad celebrada el 30 de septiembre. 
ruinas de Afrodisia de Caria

Santos Diodoro y Rodopiano. s. IV.  
Diodoro: Don de Zeus. 
(Rodaciano, Rodiciano).
Martirologio RomanoEn Afrodisia, lugar de Caria, santos Diodoro y Rodopiano, mártires, que en la persecución bajo el emperador Diocleciano fueron lapidados por sus conciudadanos.
Dos diáconos martirizados en la provincia de Caria en Asia Menor, durante la persecución de Diocleciano. 

San Mariano de Acerenza. M. 303. 
El que da culto a María. 
Era un joven diácono de la iglesia de Acerenza (Italia) en la época del santo obispo Marcelo, amigo de san Laviero del que imitó su corage en la predicación del Evangelio. Fue martirizado en Grumentum (la actual Grumento Nova en la provincia de Potenza) donde fue decapitado durante la persecución de Diocleciano. Sus restos se encuentran en la catedral de Acerenza. El patrono menor de Acerenza.

San Donato de Evorea. s. IV. 
Dado por Dios. 
Martirologio Romano: En Evorea, en la región de Epiro, san Donato, obispo, que en tiempos del emperador Teodosio brilló por su eximia santidad.
Obispo de Evorea de Epiro (Albania); de su santidad dan testimonio Sozomeno y algunos escritores griegos. Vivió en época del emperador Teodosio. Se le atribuyen muchos milagros asombrosos. 
En Venecia fue muy venerado y se dice que sus reliquias están depositadas en la isla de Murano.

San Pomponio de Nápoles. M. 536. 
Pomposo.
Martirologio Romano: En Nápoles, de la Campania, san Pomponio, obispo, que construyó una iglesia dedicada a la Santísima Virgen dentro de la ciudad y, en tiempo de la ocupación por los godos, defendió a su grey contra la herejía arriana.
Obispo de Nápoles (508-536); fue un ferviente adversario del arrianismo, entonces protegido por el rey Teodorico. Construyó la iglesia de María Madre de Dios en Nápoles. 
catedral de Saint-Vicent
Viviers

San Aulo de Viviers. s. VII. 
(Augulio, Augulo. fr.: Aule de Viviers, Augule).
Patio de una casa.
Martirologio RomanoEn Viviers, junto al río Ródano, en Neustria, san Aulo o Augulo, obispo, que, según cuenta la tradición, fundó en esta ciudad el primer hospital y consiguió la libertad de muchos esclavos.
La tradición nos ha transmitido que san Augulo o Aulë, obispo de Viviers, consoló a los cautivos y redimió a los esclavos, algo inusual en aquellos tiempos que en una diócesis se aboliera la esclavitud.
Después de la muerte de san Augulo, se construyó una iglesia en el lugar donde había estado su casa, pero en 1567, a causa de las guerras de religión, la iglesia fue destruida. Sus reliquias se depositaron en la catedral y según el "Canon de Banne", un manuscrito del s. XIV, que narra una leyenda de nuestro santo, nos muestra que tuvo una veneración por el pueblo. Tiene culto local.

San Earconvaldo. M. 693. 
(Earconvald, Erconvaldo, Erconwaldo, Erkenwald, Erkembaldo, Erquembaldo. ing.: Erkonwald). 
Mando del hombre noble
Martirologio Romano: En Barking, lugar de Inglaterra, muerte de san Earconvaldo, obispo de Londres, que fundó dos monasterios, uno de varones, que presidió él mismo, y otro de mujeres, que puso bajo la autoridad de su hermana, santa Ethelburga.
Hijo de unos de los heptarcas ingleses. Se retiró al reino de los sajones orientales donde fundó dos casas religiosas: la abadía de Christsey en Surrey para varones y el convento de Barking en Essex para mujeres. Fue abad de la primera y su hermana santa Ethelburga abadesa de la segunda. En el 675 fue elegido obispo de de Londres por san Teodoro de Tarso. Fue un varón prudente en el gobierno. Su tumba en la catedral de San Pablo fue punto de devoción de los londinenses hasta que fue destruida durante la Reforma.

Santa Hildegarda. M. 783. 
(Ildegarda. al.: Hildegard). 
Guerrera valiente.
Un historiador del siglo IX la califica de “nobilissiman piissimanque reginam” (nobilísima piísima reina). Descendiente de Godofredo, duque de Alemania y de la alta nobleza suaba, Hildegarda era hija de Pabo, conde de Thurgan (otros textos dicen que lo era de Hildebrando, conde de Suabia). Era todavía una adolescente cuando se casó con Carlomagno (771), después de que hubiera roto su tercer matrimonio con la hija de Desiderio, rey de los Longobardos, y cuyo matrimonio no había sido aprobado por el papa Esteban IV.  
Hildegarda fue ejemplar en la vida cristiana, sea en familia que en la Corte, tuvo 9 hijos, de los cuales tres murieron muy temprano, durante los doce años de su matrimonio. Fue fiel compañera de Carlomagno, al que acompañó siempre en sus viajes llegando hasta Roma. Fue amiga del monacato y especialmente de santa Lioba. Se la considera fundadora de la abadía de Kempten, en Suabia, donde depuso las reliquias de los santos mártires Gordiano y Epímaco. Donó una importante cantidad de bienes a la abadía de Saint-Arnoul de Metz, donde fue enterrada según su voluntad. Hay muchas leyendas sobre las curaciones acaecidas sobre su tumba.

S. Amador de Tucci
Santos Amador, Pedro y Luis. M. 855.
Martirologio RomanoEn Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, santos mártires Amador, presbítero, Pedro, monje, y Luis, los cuales, durante la persecución desencadenada por los musulmanes, fueron cruelmente martirizados por predicar insistentemente el evangelio de Cristo.
Amador, había nacido en Tucci (hoy Martos) en Jaén, en el seno de una familia mozárabe. Siendo muy joven, san Amador fue a Córdoba a estudiar, junto con sus padres y hermanos. Según los escritos de san Eulogio, Amador era un joven muy aplicado a los estudios, no sólo en literatura, sino en valores tales como prudencia y honestidad, por lo que atraído por la vida casta y al servicio de la Iglesia, estudió y fue ordenado sacerdote.
Entonces en el emirato cordobés gobernaba Mohamad I, que continuaba con la persecución contra los cristianos. Amador, “encendido en deseo de martirio y celo de la religión” , se puso en contacto con dos amigos suyos cordobeses: el más intimo, Luís, hermano de san Pablo “Diácono”  y pariente de san Eulogio, y un monje cuyo nombre era Pedro, acordaron no renunciar a su fe católica y condenaron el Islam. Los mataron el 30 de abril del 855. “Sus cuerpos fueron arrojados al Guadalquivir pero aparecieron algunos días después a orillas del río”. No se conoce el lugar de sepultura de san Amador, pero Pedro fue sepultado en el monasterio de San Salvador de Peñamelaria y Luis en Palma del Río.

San Forannán. M. 982. 
(Foranán). 
Fue un obispo irlandés que dejó su país y llegó a la abadía de Waulsort en el Mosa, se hizo benedictino, y en el 962, fue elegido abad. Marchó a Gorze para estudiar la regla monástica instaurada por el abad san Juan con intención de introducirla en Waulsort, cosa que hizo con mucho éxito.  

San Adyutor de Vernon. M. 1131. 
(Adiutor, Adjutor, Ajutre, Ayutre). 
Adjunto, añadido
Martirologio RomanoEn Vernon, cerca del río Sena, san Adiutor, que, hecho prisionero en tiempo de guerra, fue torturado por razón de su fe y, vuelto a su patria, se retiró a un lugar apartado practicando una vida de penitente.
Caballero normando, señor de Vernon-sur-Seine, que fue a las cruzadas con Godofredo de Buillon, allí fue apresado y huyo a nado, pero volvieron a capturarle y estuvo preso durante 17 años. Después de pedir auxilio a santa Magdalena y a san Bernardo de Tiron se adormeció, y durante el sueño se le trasladó, encadenado, desde la prisión a un bosque próximo a Vernon. Se hizo monje en la abadía de Tiron; regresó a su señorío donde llevó una vida de ermitaño. Murió en Tirón.
Esta leyenda es resultado de una contaminación con la de santa Magdalena: los arrebatos de la santa inspiró al hagiógrafo la fábula de san Adyutor, liberado de la prisión por los ángeles y transportado por el aire desde Palestina hasta Normandia. Patrón de Vernon. Tiene culto local.
colegio inglés de Douai

Beato Guillermo Southerne. (c.1569 - 1618). 
(ing.: William Southerne). 
Que quiere proteger. Yelmo voluntarioso.
Martirologio RomanoEn Newcastle-upon-Tyne, en Inglaterra, beato Guillermo Southerne, presbítero y mártir, que, tras haber estudiado en Lituania, España y Douai, una vez ordenado sacerdote se dirigió a Inglaterra para ejercer su ministerio, razón por la cual, en tiempo del rey Jacobo I, sufrió atroces suplicios que le causaron la muerte.
Nació en Ketton junto a Darlington (condado de Durham), en el seno de una familia de la nobleza. Presbítero. Estudió en Lituania, España y Douai, tras ser ordenado sacerdote entró en Inglaterra, y por esta razón, en tiempo del rey Jacobo I, sufrió atroces suplicios que le causaron la muerte, en Newcastle upon Tyne, en Staffordshire. Fue beatificado el 22 de noviembre de 1987, por Juan Pablo II.

San José Tuan. (1821 - 1861). 
El acrecentará. Añadido. Crecimiento. 
Martirologio RomanoEn la aldea de An Bái, en Tonkín, san José Tuan, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que, detenido a causa de una delación por haber administrado a su madre enferma los sacramentos, en tiempo del emperador Tu Duc fue cruelmente decapitado.
Nació en Tranxé, Vietnam. Sacerdote dominico vietnamita. Cuando tenía 50 años, un falso cristiano lo llamó para que administrara los últimos sacramentos a su madre. Fray José fue detenido, conducido a la cárcel, donde dio testimonio de amor a Cristo y a la Iglesia, y fue condenado a muerte por ser cristiano. Cuando caminaba al lugar del suplicio, le tiraron una cruz ante sus pies para la que la pisara. Juan le dijo: “Apartad esa cruz, y yo seguiré caminando”. Llegado al lugar del martirio, se postró de rodillas invocando el nombre de Jesús, y encomendando su espíritu al Señor. Los verdugos lo decapitaron. Fue canonizado por Juan Pablo II el 19 de junio de 1988.