27 de marzo de 2015

San RUPERTO DE SALZBURGO. M. c. 718.

(Hrodbert, Roberto. al.: Rupert von Salzburg).
Famoso.

Martirologio Romano: En Salzburgo, en Baviera meridional, san Ruperto, obispo, que, residiendo en la región de Worms, a petición del duque Teodón se dirigió a Baviera, y en dicha ciudad de Salzburgo, la antigua Juvavum, edificó una iglesia y un monasterio, que gobernó como obispo y como abad, difundiendo desde allí la fe cristiana.


Hijo de familia noble, renunció a todo para servir a la Iglesia. Refieren varios autores que sobresalió en gran manera en toda clase de virtudes morales y naturales: bondad, dulzura, rectitud, prudencia y amor a la justicia. No brillaron menos las virtudes cristianas: humildad, castidad, piedad, mortificación y gran espíritu de oración. Fue consagrado obispo de Worms a pesar de su resistencia. La dignidad episcopal no le liberó de la antigua austeridad de vida. Al contrario, al ver que la idolatría y el paganismo abundaban tanto en su ciudad, se sintió todavía más obligado a entregarse a ayunos, mortificaciones, vigilias y penitencias. De todas partes acudían a oírle y pedirle consejo. Pero los infieles de Worms, que eran muy numerosos, apoyados por el conde Bercario, se volvieron contra él, lo ultrajaron, lo azotaron y lo expulsaron. Dos años estuvo errante Ruperto. Aprovechó para visitar Roma y entrevistarse con el Papa.Teodón, duque de Baviera, mandó emisarios para rogarle que fuese a predicar el Evangelio en sus estados. Teodón y todo su pueblo recibieron el bautismo en Ratisbona. Aquellas provincias habían sido evangelizadas doscientos años antes por san Severino de Nórica, pero poco a poco habían vuelto a la idolatría. Ruperto extendió su acción hacia oriente, evangelizando también la actual Austria. Lorch será uno de los campos principales de evangelización. En la antigua Juravia o Juvanum casi destruida, consiguió transformar un castillo romano en una iglesia dedicada a San Pedro. A su alrededor surgió un centro del cristianismo, que terminó siendo la nueva sede episcopal y ciudad de Salzburgo. Para fortalecer la fe de estas nuevas cristiandades se trajo misioneros de Baviera, y con ellos su sobrina, santa Erentrudis de Salzburgo, y otras religiosas para las que construyó el célebre monasterio de Nonnberg del que santa Erentrudis fue su ejemplar abadesa. Otras donaciones hizo Teodón a san Ruperto para bien de la religión. Fundó también los monasterios de Weltenburgo y San Maximiliano en la región de Pongau. Muerto Teodón, su hijo Teodeberto siguió favoreciendo todas las actividades apostólicas del santo. Apóstol de Baviera y Austria. Patrón de Salzburgo.