2 de marzo de 2015

San CEADA DE LICHFIELD. M. c. 673.

(Chad, Ceadio, Ceaddas, Ceado)
Parpadeos u ojeada fascinadora. Combate.

Martirologio Romano: En Lichfield, en Inglaterra, san Ceada, obispo, que en momentos difíciles ejerció el oficio episcopal en las provincias de Mercia, Lindisfarne y del centro de Inglaterra, desempeñando este ministerio con gran perfección de vida, según los ejemplos de los antiguos padres.

Pertenecía a una familia del norte de Inglaterra que dio varios monjes y obispos muy piadosos. Era hermano de san Cedd, Celin y san Cynibild. Fue discípulo de san Aidán en el monasterio de Lindisfarne. Para un mayor progreso en las Escrituras Sagradas y la divina contemplación fue a Irlanda y pasó un tiempo considerable en compañía de san Egberto. San Beda le describió como "hombre santo y humildísimo, docto en las Escrituras y lleno de afán por poner en práctica cuanto leía en ellas".
 Por sus virtudes sucedió a su hermano san Cedd al frente de la abadía de Lastingham, en el Yorkshire, donde en aquel tiempo (antes del sínodo de Whitby) se observaba estrictamente la regla de san Columba. Durante una de las ausencia de san Wilfrido, obispo de York (que se encontraba en Francia) fue consagrado obispo de York, aunque en el 669, surgieron dudas acerca de la licitud canónica de aquella consagración y fue destituido por san Teodoro de Tarso; Ceaddas, con su proverbial humildad, renunció a esta sede episcopal para volver a Lastingham sin una protesta, sin un reproche, juzgando que la obediencia era el mayor de sus derechos. 
San Teodoro hizo todo lo que pudo para que pudiera ejercitar su episcopado en Mercia y le nombró obispo de Lichfield; cuyo nombre significa “campo de muertos”; durante el corto espacio de tiempo que fue pastor de esta diócesis fue arquetipo de celo y piedad; nos dice Beda, que "siguiendo el ejemplo de los apóstoles, iba siempre a pie, nunca a caballo" y que uno de sus rasgos característicos era el "temor de Dios". Cuando se levantaba un viento más fuerte de lo acostumbrado, lo interrumpía todo para invocar la misericordia del Señor, si arreciaba el viento se ponía en oración y si tronaba o relampagueaba se iba a la iglesia para rezar hasta que el temporal acababa serenándose. Fue muy amigo de san Owen. Profetizó su muerte en Stowe. Gracias a la generosidad del rey Wulfere fundó un monasterio en un lugar llamado Barrow (en la parte norte de Lincolnshire). 
Su nombre se duplica en Aix como san Cedonio de Aix en Provenza, cuyo culto fue introducido por los monjes irlandeses de Lerins. Se le identificaba como el ciego de nacimiento curado por Jesús, se lo consideraba embarcando junto a la Magdalena, Marta y Lázaro y desembarcando en Marsella. Habría ayudado en su ministerio y predicación a san Maximino, primer obispo de Aix, y le habría sucedido. Murió en Lichfield y fue enterrado en la iglesia de Santa María de la misma ciudad.