5 de marzo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:



San Teófilo de Cesarea. M. c. 195. 
Amado de Dios
Martirologio Romano: Conmemoración de san Teófilo, obispo de Cesarea, en Palestina, que en tiempo del emperador Septimio Severo brilló por su sabiduría e integridad de vida.
Obispo de Cesarea de Palestina; fue uno de los principales adversarios de los cuatrodecimanistas, una secta que insistía en celebrar la Pascua según la fecha judía (14 del mes de Nisán), aunque esta no cayera en Domingo. Fue ejemplar en sus servicios a la Iglesia. 
La crónica de su vida, escrita poco después de su muerte, dice que el obispo Teófilo "resplandeció con la vivísima luz de su doctrina y sobresalió como ejemplo de integridad de vida" en tiempos del emperador Septimio Severo. 

San Lucio I. M. 254. 
Luminoso
Martirologio Romano: En Roma, en la vía Apia, en el cementerio de Calixto, sepultura de san Lucio, papa, sucesor de Cornelio, que sufrió el exilio por la fe de Cristo y fue, en tiempos angustiosos, eximio confesor de la fe, actuando con moderación y prudencia.
Nació en Roma. Papa durante nueve meses, sucedió al papa san Cornelio que había muerto en el exilio en el 253. Apenas fue consagrado obispo fue exiliado por el emperador Galo, que defendía a los herejes novacianos. Vivió prisionero en un castillo. Poco tiempo después regresó a su sede gracias al emperador Valeriano que al principio de su gobierno mostró una actitud tolerante hacia los cristianos. San Cipriano de Cartago, con esta ocasión le dirigió una bellísima carta de felicitación "tal vez el Señor os llamó al destierro con el fin de que no quedara oculta vuestra gloria, si hubierais consumado fuera de Roma los martirios de vuestra confesión". Lucio mantuvo correspondencia epistolar con el obispo san Dionisio de Alejandría y con san Cipriano. 
Tuvo que enfretarse a graves problemas que afectaban a la Iglesia, como el bautismo de los herejes y la readmisión en el seno de la Iglesia de los cristianos que habían apostatado. Para ello tuvo que enfrentarse al rigorismo del antipapa Novaciano. Se dice que fue decapitado durante la persecución de Valeriano, pero no es posible porque en la fecha de su muerte el emperador no había iniciado todavía la persecución. Está enterrado en las catacumbas de San Calixto.  

San Adriano de Cesarea. M. 309. 
(Adrián de Cesarea)
Oscuro. De la ciudad de Adria
Martirologio Romano: En Cesarea de Palestina, san Adriano, mártir, que en la persecución bajo el emperador Diocleciano, en el día en que solían celebrarse los festejos de la Fortuna de los Cesarienses, por mandato del procurador y por su fe de Cristo fue arrojado ante un león y después degollado a espada.
Mártir en Cesarea de Palestina, durante la persecución de Diocleciano. Según cuenta Eusebio de Cesarea: "cuando Adriano y san Eubulio, procedentes de Batanea, la región así llamada, llegaron a Cesarea para ver a los otros confesores. Interrogados también ellos a la puerta de la ciudad sobre la causa de su venida, confesaron la verdad, e inmediatamente fueron conducidos a Firmiliano". Fueron torturados; Adrián, "fue arrojado a un león, y luego fue consumado, degollado a filo de espada". Eubulio murió dos días más tarde.