18 de marzo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Frigidiano de Lucca. M. 588. 

(Frigdiano, Fridan, Frediano, Fredian, Finnian)
Frío
Martirologio Romano: En Lucca, en la Toscana, san Frigidiano, obispo, el cual, oriundo de Irlanda, reunió clérigos en un monasterio, y por el bien del pueblo desvió el curso del río Serchio para conseguir un fértil nuevo territorio, y convirtió a la fe católica a los lombardos que habían invadido el territorio.
Nació en el Ulster, y parece ser que era hijo de un rey, todavía pagano. Marchó a Roma como peregrino, y a su regreso fundó un monasterio en Moville. Regresó después a Lucca donde comenzó a llevar vida eremítica. Pero pronto se reunieron a su alrededor discípulos y con ellos fundó una iglesia dedicada a San Vicente, dando origen al núcleo primigenio de lo que después sería la Congregación de los Canónigos Regulares de San Fredian a los que Anselmo de Baggio, luego papa Alejandro II, llamará a guiar a los canónigos de San Juan de Letrán, en Roma. 
Fue elegido obispo de Lucca. Ejerció su episcopado durante 20 años, y enseñó a sus fieles a canalizar el río Sercchio, además organizó una comunidad de clérigos regulares bajo la regla de San Agustín y reconstruyó la catedral que había sido quemada por los longobardos, a algunos de los cuales logró convertir. San Gregorio Magno en sus “Diálogos” (III,9) dijo que era un pastor de extraordinaria virtud, un verdadero hombre de Dios. Murió en Lucca donde está enterrado en la iglesia que lleva su nombre. Patrón de Lucca. En el culto local, su fiesta se celebra el 18 de noviembre, aniversario de la traslación del cuerpo a la iglesia de la que es titular. 


San LeobardoM. 559/93.  
(Liberdo, Liberto, Leobato, Leopardo, Leovarto, Leuvarto, Teobardo)
capilla de St.Libert
Pueblo célebre.
Martirologio Romano: En Tours, de Neustria, san Leobardo, que, recluido en la celda llamada Mayor cercana a un monasterio, brilló por su admirable abstinencia y humildad.
Era un noble francés de la corte de Clodoveo I, y fue bautizado por san Remigio, del que fue su discípulo. Al morir sus padres, dejó toda su fortuna, su novia  y a su hermano. Predicó la fe durante algún tiempo, pero le resultaba muy difícil atender a los requerimientos del rey de que regresase a la corte, se retiró secretamente al territorio de Orleans, donde san Maximino gobernaba el monasterio de Micy. En esta casa tomó el hábito religioso.
Aspirando a mayor soledad, con el permiso del abad, dejó el monasterio y se retiró al territorio de Limoges, aquí en un lugar llamado Nobiliac, construyó un oratorio, viviendo de hierbas salvajes y en total soledad. Mucha gente sintió admiración por su vida, y se le unieron en su retiro, de manera que se formó una comunidad y con el tiempo llegó a ser el monasterio de Marmoutier. 
Su fama de santidad y el rey le concedió unos territorios, y el privilegio para liberar a prisioneros, y convertirlos. También se dice que vivió en una caverna en las cercanías de Tours donde vivió una austera vida eremítica bajo la dirección de san Gregorio de Tours.