23 de marzo de 2015

Beato METODIO DOMINGO TRCKA. (1886-1959).

(esl.: Metod Dominik Trcka). 
Artesano, estudioso

Martirologio Romano: En Leopoldov, en Eslovaquia, beato Metodio Domingo Trcka, presbítero de la Congregación del Santísimo Redentor y mártir, que en tiempo de persecución por causa de la fe, con su glorioso martirio cambió su peregrinar terreno en vida eterna.

Nació en Frydlant nad Ostravicí (actual República Checa). Estudió con los Redentoristas en Cervenka, por ello, en 1902 ingresó en la Congregación del Santísimo Redentor. Completados los estudios teológicos, fue ordenado presbítero en Praga en 1910.
Sus primeros años de sacerdocio los desarrolló en las misiones populares, residiendo en Praga, junto al santuario mariano de Svata Hora y en Plazen. Durante la I Guerra Mundial no ahorró esfuerzos para ocuparse personalmente de los prófugos croatas, eslovenos y rutenos, a los cuales no sólo evangelizaba sino que además les atendió en sus necesidades económicas.
Cuando estaba en seminario expresó su deseo de trabajar con los cristianos de rito oriental, y en 1919, su superior lo envió a Lviv, para desarrollar su apostolado entre los católicos de rito uniata o greco-católico. En esta comunidad se encontró con el beato Mykola Carneckyj que le enseñó la lengua y costumbres locales. En este período, tomó el nombre de Metodio. En 1921 fue enviado a Stropkov, en Eslovaquia Oriental, donde con sus hermanos, fundó la primera comunidad redentorista de rito latino y bizantino. Fue nombrado superior de la comunidad en 1924, donde desarrolló una intensa labor misionera en las heptárquías de Presov, Uzhorod y Krizevci, y fundó la confraternidd de la Madre del Perpetuo Socorro y del Santo Rosario.
En el año 1931, se transfirieron a la nueva casa de Michalovce, y Metodio fue elegido superior hasta 1932, cuando cansado por los trabajos y la construcción de la casa religiosa, regresó a Stropkov, donde además de curarse, se ocupó de la pastoral en las parroquias de las ciudades vecinas. Volvió a Michalovce en 1934, donde fue nombrado Visitador apostólico de las hermanas basilianas en Presov y en Uzhorod. En 1936 fue reelegido superior en 1936, y estuvo en el cargo hasta 1942. Bajo su dirección la comunidad redentorista fue el punto de referencia de la vida espiritual de Zemplin. Terminó la construcción de la Iglesia, y comenzó la fundación de un convento femenino, quiso fundar una casa para ejercicios espirituales... y otras muchas obras. Fue un hombre de una profunda oración y caridad. 
Durante la II Guerra Mundial los redentoristas tuvieron muchas dificultades por el estado Eslovaco, que los acusaba de fanatismo y de propaganda del Papa. Metodio, como superior quiso marcharse a Ucrania, pero no se lo permitieron. Con el final de la guerra las cosas fueron mucho mejor, de manera que en 1945, fueron eregida canónicamente la Vice-Provincia de Michalovce, y Metodio fue nombrado su primer superior provincial. Fundaron nuevas casas.
Con la llegada del comunismo, todo tomó un giro distinto. En 1949, todos los redentoristas fueron internados en campos de concentración. Metodio fue internado al famoso campo de "mlyn de Leopoldov" en Podolínec, donde fue torturado y asumió todos los errores de los demás prisioneros. Fue juzgado en 1952 y declarado espía por divulgar cartas pastorales del obispo Gojdic y dar información a sus superiores, que estos transmitían a Roma, además de una falsa tentativa de fuga, fue condenado a 12 años de prisión. Vivió los últimos años en las prisiones de Ilava, Mirov y Leopoldov. Pidió el perdón para sus hermanos pero no le hicieron caso. A pesar de sus achaques, su espíritu siempre permaneció fuerte y celebraba de vez en cuando la liturgia.
En 1958 fue trasladado a la cárcel de Leopoldov, considerada una de las prisiones más duras. Durante la Navidad, mientras cataba una canción religiosa fue oído por uno de los guardias y lo trasladaron en la celda de castigo, donde enfermó de pulmonía. Un médico pidió que se le trasladase a un hospital, pero lo trasladaron a una celda de aislamiento, lo que le causó la muerte, no sin antes perdonar a sus verdugos. Fue beatificado por el papa Juan Pablo II el 4 de noviembre de 2001.