25 de febrero de 2015

Santos LUIS VERSIGLIA y CALIXTO CARAVARIO. M. 1930.

Luis: Famoso en la guerra. Sabio
Calixto: Bellísimo.

Martirologio Romano: En la orilla del río Beijan cercano a la ciudad de Shaoguan en la provincia de Guandong en China, santos mártires Luis Versiglia, obispo, y Calixto Caravario, sacerdote de la Sociedad Salesiana, que sufrieron el martirio por dar asistencia cristiana a las almas que se les habían confiado

Luis Versiglia (1873-1930), nació en Oliva de Gessi, Pavía, Italia. En 1885 fue recibido por san Juan Bosco en el Oratorio de Turín. Hizo su profesión en la Sociedad Salesiana. Obtuvo el doctorado en filosofía (1893) en la universidad Gregoriana de Roma y en 1893 fue ordenado sacerdote en Ivrea. 
Quería ser misionero, pero fue maestro de novicios y superior de la casa durante diez años en Genzzano, Roma. En 1906, el beato Miguel Rua lo envió a China donde, en Macao, después de muchas dificultades fundó una casa de su instituto religioso, además de un horfanato. En 1920 le nombraron vicario apostólico de Schiuchow (actual Shaoguan), que la Congregación de Propaganda Fide, había confiado a los salesianos. 
En 1921 fue nombrado obispo en Cantón. Se entregó de lleno a su misión, teniendo como fuentes de su espiritualidad a María y la Eucaristía. Fue un gran organizador y obtuvo muchas conversiones. Se le consideraba un obispo "sencillo, valiente, animado por ese fervor apostólico que nace de una profunda piedad y no busca más que la gloria de Dios y la extensión de su reino entre los hombres..." 
A comienzos de 1930, junto con el presbítero salesiano san Calixto Caravario fueron a Liu Chow para una visita pastoral. Emprendieron el camino con algunos misioneros y otras personas, entre las que se hallaban tres jóvenes cristianas. Unos bandidos los atacaron en Li Thau Tseui, el obispo y su ayudante hicieron de todo para defender a las tres jóvenes de ser violadas. Por esta razón los masacraron a la orilla del río Lin Chow. 

Calixto Caravario (1903-1930), nació en Courgné Canavese, diócesis de Turín, en el seno de una familia obrera. Ingresó en los salesianos en Fogliazzo donde profesó en 1919. Estudió filosofía en Turín, donde también tuvo experiencia entre los jóvenes. 
Fue destinado como misionero a China, donde se incorporó en 1924. Por aquel entonces escribió: “Señor, yo no deseo que mi cruz sea ligera ni pesada, sino como tu quieras. Dámela tú como quieras. Sólo te pido que yo la pueda llevar de buen grado”. Estuvo en el colegio para huérfanos de Shangai y, más tarde, pasó dos años en la isla de Timor donde estudió teología. Volvió a China y se incorporó al Vicariato de Shiuchow. En 1929 fue ordenado sacerdote y le enviaron a Lin Chow; en el breve espacio de unos meses se ganó la simpatía y el afecto por los fieles. En un viaje apostólico con su obispo, san Luis Versiglia, fueron asaltados por unos bandidos, y por defender la castidad de tres jovenes cristianas que los acompañaban murieron mártires. 
Pablo VI reconoció el martirio en 1973, pero la beatificación y luego la canonización el 1 de octubre de 2000, se realizaron ya bajo Juan Pablo II. Son los dos primeros mártires salesianos.