5 de febrero de 2015

San LUCAS DE DEMENNA. M. 995.

Lugar en el bosque. Luz.

Martirologio Romano: En Lucania, san Lucas, abad, que abrazó la vida monástica, según las instituciones de los santos orientales, primero en Sicilia, su patria, pero debido a la invasión de los sarracenos se mudó a otros lugares, muriendo en el monasterio de los Santos Elías y Anastasio del Carbone, que él mismo había fundado.

Nació en Sicilia, en Demenna (Castrogiovanni), y fue iniciado en el ascetismo basiliano en el monasterio de San Felipe d'Agira. Para escapar del acoso de los sarracenos, que habían conquistado la isla, atravesó el estrecho de Mesina y se fue a poner bajo la disciplina de san Elías el Espeleota, en Reggio. Pero muy pronto también la zona de Aspromonte se convirtió en el destino de incursiones sarracenas, por lo que tomó el camino del norte hasta llegar a la famosa eptarquía monástica de Mercurión, en la frontera entre Calabria y Lucania.
Fundó una laura (claustro) en el territorio de Nola (Nápoles), donde restauró la iglesia en ruinas de San Pedro y habitó con sus discípulos durante siete años, practicando el ascetismo más riguroso y entregándose a las labores del campo, a fin de «cambiar el desierto en jardín». Deseoso de una mayor soledad, pasó al territorio de Agromonte, cerca del río Agri, donde restauró el monasterio de San Julián.
Prestó su ayuda de caridad cristiana a los soldados heridos en el conflicto entre los sarracenos y los alemanes de Otón II; fortificó el castillo de Armento y la iglesia de la Madre de Dios, dejando la custodia a sus discípulos. Aquí tuvo origen, hacia el 971, el famoso monasterio de los Santos Elías y Anastasio del Carbone, que se convirtió en el «cuartel general» del santo, ya fuera como un baluarte contra las incursiones de los sarracenos, ya como escenario de los muchos milagros que allí obró. Asistido por Sabas el Joven, san Lucas murió y fue sepultado en la iglesia del monasterio, donde recibió culto público. Tiene culto local.