18 de febrero de 2015

San ANGILBERTO. (740-814).

(Angilberto de Saint-Riquier o de Céntula, Engelberto, Engilberto)
Ilustre por la lanza

Martirologio Romano: En el monasterio de Céntula, en la región de la Galia Ambianense, san Angilberto, abad, que, dejando los cargos palatinos y militares, y con el consentimiento de su esposa Berta, que también recibió el santo velo, abrazó la vida monástica y rigió con éxito dicho monasterio.

Fue educado en la corte de Pipino el Breve y entabló amistad con Carlomagno. Se le llamó "Homero" en la Academia palatina fundada por Alcuino de York por su habilidad como poeta, su cultura y amor al arte. Su vida fue inicialmente mundana y disoluta, aunque fue un excelente ministro. Fue capellán de Carlomagno. Cuando Carlomagno envió a su hijo Pipino a Italia como rey de los lombardos, Angilberto ascendió al rango de "primicerius palatii", un alto administrador de la corte. Como amigo y consejero de Pipino, Angilberto lo asesoró cuando este gobernó Italia. Fue el mensajero que llevó la carta del sínodo de Frankfurt al papa Adriano I; fue también embajador en importantes empresas a los Estados Pontificios en 792, 794 y 796.
Herido de una grave enfermedad hizo voto, en el 787, de ingresar en la vida monástica. Como recompensa, Carlomagno le concedió la abadía de Saint-Riquier ("Centula") y Angilberto llegó a ser un abad modelo; donde su carácter le dio posteriormente la fama de santo. En contraste con muchos de sus predecesores y sucesores, los cuales solo invertían cantidades suficientes para la manutención personal y de la comunidad, él invirtió una gran cantidad de recursos y tiempo en reconstruir Saint-Riquier; cuando la obra terminó, Carlomagno permaneció en ese sitio en la Pascua del año 800. Introdujo el canto continuo del oficio, haciendo cantar a turno a los 300 monjes de la casa; enriqueció la biblioteca y completó los edificios. En el 792, acompañó a Roma al adopcionista español Félix de Urgel. 
La relación no-sacramental de Angilberto con Berta, la hija de Carlomagno, fue reconocida por la Corte. Tuvieron, por lo menos, dos hijos, siendo Nithard uno de ellos, el cual se transformó en una destacada figura a mediados del siglo IX. Angilberto acompañó a Carlomagno a Roma en el año 800 y fue testigo para su testamento en 814.
Los poemas de Angilberto revelan cultura y gran cantidad de conocimientos, propias de un "hombre de mundo". Fue la cabeza del círculo literario del emperador y es probablemente el autor de un poema épico, el cual describe la vida en el palacio y la reunión de Carlomagno con san León III (esta obra posee una imagen de Virgilio, Ovidio, Lucano, y Venantius Fortunatus). Entre otros poemas más cortos se encuentran: un saludo a Pipino a su regreso de la campaña contra los ávaros (en 796) y una epístola, la cual revela accidentalmente una descripción de la vida del poeta, en la que se lee que habitaba en una casa con enormes jardines, cercana al palacio del emperador. En esta carta, las referencias a Berta, son distantes y respetuosas: su nombre solo aparece en la lista de las princesas a las cuales saluda al inicio del texto. Fue canonizado por el papa Pascual II en 1100.