12 de enero de 2015

San MARTÍN DE LA SANTA CRUZ. (c.1130 - 1203).


(Martín de León, Martino de León).
Guerrero, marcial, belicoso.

Martirologio Romano: En la ciudad de León, en España, san Martín de la Santa Cruz, presbítero y canónigo regular, que fue varón experto en Sagrada Escritura.

Nació en León en el seno de una familia muy religiosa que fue muy sensible con el mundo de la pobreza, con quienes compartieron sus bienes. Al morir su madre, su padre ingresó en el monasterio contiguo a la iglesia de San Marcelo, que estaba integrado por clérigos que se ajustaban a la regla de San Agustín. Martín acompañó a su padre al monasterio y allí se formó "al modo clerical" en el estudio de las Escrituras y del latín. Al morir su padre, emprendió una peregrinación penitencial por las tierras de Asturias, y durante varios años, visitó San Salvador de Oviedo, Santiago de Compostela, Roma, los santuarios de San Miguel en Gargano y el de San Nicolás en Bari. Después peregrinó a Jerusalén donde estuvo dos años en un hospital al servicio de enfermos y peregrinos del hospital. Luego marchó a las colonias monásticas de Antioquía y de allí a Constantinopla. Recorrió también las tierras de Francia e Inglaterra. En París parece que entró en contacto con el célebre Estudio de filosofía y teología. Volvió a su tierra en 1185.
Ingresó como canónigo regular de San Agustín en la colegiata de San Isidoro de León. En León fue ordenado presbítero. Dedicado al estudio de las Escrituras y de los Santos Padres, entre los que destacaba san Isidoro. Se dice que fue el primero que introdujo en España los "Libros de las Sentencias" de Pedro Lombardo. Escribió sobre teología y ascética. Su obra consiste en sermones o tratados, que se centran en las celebraciones propias del año litúrgico. Comentó la Carta de Santiago, I de San Pedro, I de San Juan y Apocalipsis. En sus escritos hay controversias contra los judíos. Al sentirse próximo a la muerte pidió que se le administrara la comunión, porque creía que un cristiano no podía morir sin recibir la Eucaristía. Se le atribuyeron muchos milagros. Está enterrado en la iglesia de San Isidoro. Tiene culto local.