25 de enero de 2015

San BRETANIÓN. M. c. 380.


(Bretanio, Bretañón, Bretranión).

Martirologio Romano: Conmemoración de san Bretanión, obispo de Tomis, en Escitia, que se opuso energicamente al emperador arriano Valente y se distinguió por su santidad y por su celo en defensa de la fe católica.

Obispo de Tomis (Escitia) actual Constanza en Rumanía. Según Sozomeno, durante la campaña contra los godos en las regiones danubianas, alrededor del año 368, el emperador Valente se detuvo en Tomis y habló al pueblo reunido en la catedral para persuadirlos de traicionar la fe ortodoxa proclamada por el concilio de Nicea. Parece en efecto que a este emperador se le hubiese metido en la cabeza el visitar todas las diócesis del imperio para convencer a todos los fieles abrazar la herejía arriana. 
El obispo Bretanión intervino y como líder del clero y del pueblo de Tomis se retiró, junto con muchos de los presentes, de la iglesia en la que Valente estaba realizando su campaña a favor de los arrianos. Por este gesto el santo pastor fue desterrado, pero gracias a la protesta de los feligreses y al temor de una sedición en territorios tan lejanos, el emperador fue inducido a revocar el castigo respecto al obispo.
Bretanión le mandó a san Basilio de Cesárea el cuerpo del célebre mártir san Sabas el Godo, muerto en territorio rumano, acompañándolo con una carta a los fieles godos enviada con el fin de ilustrar la "pasión" del santo, esta carta es atribuida a Ulfila, pero indudablemente fue redactada por el mismo Bretanión. San Basilio le agradeció con una carta personal. Noticias contradictorias han sido transmitidas acerca de su eventual participación en el I Concilio Ecuménico Constantinopla, celebrado el año 381: según algunas fuentes, en efecto, Tomis fue representada en efecto no por Bretanión sino por el obispo Geronzio (Terencio).