28 de enero de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:



San Emiliano de Trevi. M. 304. 
Sobresaliente.
Armenio de nacimiento, predicó el evangelio en Spoleto. Consagrado obispo por el papa san Marcelino, fue enviado a Trevi en Umbría, donde ya existía una comunidad cristiana. Durante la persecución de Diocleciano, cuando se negó a ofrecer sacrificios a los ídolos lo ataron a un árbol seco que reverdeció y floreció. Fue condenado a morir en el circo con las fieras, pero éstas las respetaron. Cuando intentaron decapitarlo, el verdugo no pudo, hasta que una voz del cielo lo llamó y murió en Bovara. 
En el antiguo Martirologio aparece asociado con Dionisio y Sebastián, como tres monjes armenios que fueron decapitados en las últimas persecuciones romanas y cuya festividad la sitúan el 8 de febrero. No dice nada más de ellos, sólo da los nombres. Patrón de Trevi.

San Juan de Réomé. (425 - 539/554). 
Dios es misericordioso. El que está en gracia de Dios. Admirable.
Martirologio Romano: En el monasterio de Réomé, en el territorio de Langres, en Neustria (hoy Francia), san Juan, presbítero, varón devoto de Dios, que presidió durante tiempo una comunidad monástica según la Regla de san Macario.
Natural de Dijón, vivió como ermitaño en Réomé, pero, cuando comenzó a formarse un grupo de discípulos, huyó y se hizo monje en Lerins. Allí aprendió las tradiciones de san Macario y, cuando fue llamado a Réomé, dio a su monasterio una regla inspirada en la espiritualidad de san Macario. Fue uno de los pioneros de la vida monástica en Occidente. Fundó en el 450 cerca de Montbard el primer monasterio benedictino de Borgoña, llamado: Moutier Saint Jean del que fue abad y lo gobernó por muchos años con gran fama de santidad y sus milagros le hicieron conocido.
Se cuenta que san Juan se negó a conversar con su propia madre cuando ésta fue a visitarle al monasterio. Sin embargo, para consolarla, permitió que ella le viera a cierta distancia y le envió un mensaje, animándola en la virtud y recordándole que sólo volverían a estar juntos en el cielo.
Murió a edad muy avanzada, quizás más de cien años. Su tumba dio origen al pueblo de Corsaint (Corpus Sancti), cerca de Sémur en Auxois.  

Beato Carlomagno. (742/7 - 814). 
Carlos el grande.
Martirologio Romano: En Aachen, beato Carlomagno, rey de los francos desde 768 hasta su muerte, coronado Imperator Augustus por el Papa León III el 25 de diciembre de 800 en Roma.
Hijo de Pipino el Breve. Rey de los francos y emperador del Sacro Imperio Romano. Fundó muchos monasterios. Pero en su vida espiritual existen muchos puntos negros; así pues, se hizo culpable de graves pecados de lascivia. Su devoción se hizo obligatoria en Francia a raíz de la lucha entre el Papado y Federico Barbarroja. 
No parece que se le haya tributado ningún culto antes del año 1166, época en que empezó a introducirse, bajo los siniestros auspicios de Federico Barbarroja. El antipapa Pascual III ratificó dicho culto. Es digno de notarse que santa Juana de Arco asociaba a «San Carlomagno» en su devoción a San Luis de Francia, y que en 1475, la fiesta de Carlomagno empezó a ser de obligación en toda Francia. Próspero Lambartini, que fue más tarde Benedicto XIV, discute el punto con cierta extensión en su obra sobre la beatificación y canonización, y concluye diciendo que puede atribuirse con justicia el título de bienaventurado [es decir: beato] a tan gran defensor de la Iglesia y del Papado. Sin embargo, en la actualidad sólo celebran la fiesta de Carlomagno la diócesis de Aquisgrán y dos abadías suizas.
Se incluye en el santoral más bien por tratarse de una curiosidad, ya que, aunque su culto fue aprobado por un antipapa, nunca fue, en realidad, del todo desaprobado; la fórmula oficialmente utilizada es «culto tolerado, no reconocido».  

Beato Bartolomé Aiutamicristo. M. 1224. 
(it.: Bartolomeo Aiutamicristo da Pisa). 
Hijo de Tolomai, o del labrador. Viejo.
Martirologio Romano: En el monasterio de san Frediano, cerca de Pisa, en la Toscana, beato Bartolomé Aiutamicristo, religioso de la Orden de los Camaldulenses.
Se le llamó "Ayúdame Cristo", porque decía siempre esta exclamación. Había nacido en Pisa en el seno de una familia de la nobleza pisana. Ingresó en los camaldulenses como hermano lego en el monasterio de San Frediano, en su ciudad natal, porque oyó decir que los monjes fundados por San Romualdo sonreían siempre. No se hizo sacerdote porque decía que él nunca aprendería a predicar. Tuvo dones taumatúrgicos y está enterrado en la catedral de Pisa. 
Pío IX, en 1857, confirmó su culto, tanto para la orden camaldulense como para la diócesis pisana. La fiesta litúrgica local es el 12 de abril.

Beata María Luisa Montesinos Orduña. (1901-1937). 
Martirologio Romano: En la localidad de Picassent, en la provincia de Valencia, en España, beata María Luisa Montesinos Orduña, virgen y mártir, la cual, durante la persecución contra la fe, participó con el martirio en la victoria de Cristo.
Nació en Valencia. Era soltera. Era miembro de la Acción Católica y colaboraba en su parroquia. Se contaba con ella para cualquier obra de caridad y ayuda al prójimo, como las clases de alfabetización, la visita a los pobres y enfermos, la catequesis de los niños.
Cuando estalló la guerra civil, su familia fue denunciada por ser católica por una sirvienta y fue la F.A.I. del Grau de Valencia la que decidió el arresto y fusilamiento. Fue fusilada junto a su padre, sus dos hermanos, más una tía suya, en Picassent. Ella es la única que ha subido a los altares, porque no tenía ninguna militancia política y fue fusilada por ser católica. Fue beatificada por san Juan Pablo II el 11 de marzo de 2001.

Beata Olimpia Bidà. (1903-1952). 
(Olga Bidá. uk.: Ol'ha Bida). 
Del olimpo, celestial
Martirologio Romano: En el campo de concentración de Kharsk, cerca de Tomsk, en la región de Siberia, en Rusia, beata Olimpia (Olga) Bidà, virgen y mártir, de la Congregación de las Hermanas de San José, que durante la persecución antirreligiosa soportó toda clase de pruebas por amor a Cristo.
Nació en el pueblo de Tsebliv (región de Lviv). Aunque no se han encontrado documentos sobre su ingreso en la Congregación de Religiosas de San José, se sabe que desarrolló su actividad en el el pueblo de Zhuzhil. Después de 1945 realizó clandestinamente su labor pastoral, sustituyendo a diversos sacerdotes desaparecidos en los campos de concentración. 
La capturaron en 1950, junto con la beata Lorenza Harasymiv, mientras acompañaban a un difunto al cementerio. Fue declarada culpable de “actividad antisoviética” y deportada al campo de concentración de Kharsk (Siberia). Murió en ese campo a los 49 años por las penalidades sufridas y la falta de asistencia médica. 
Fue beatificata el 27 de junio del 2001, por SS Juan Pablo II en Lviv (Ucrania), junto con otros 23 mártires ucranios.