30 de enero de 2015

Beato SEGISMUNDO PISARSKI. (1902-1943).

(pol.: Zygmunt Pisarski
Que protege con la victoria

Martirologio Romano: En la ciudad de Gdeszyn, en Polonia, beato Segismundo Pisarski, presbítero y mártir, que durante la guerra, por no renunciar a su fe ante los perseguidores, fue fusilado junto a su parroquia.

Nació en Krasnystaw, Ucrania. En 1921 ingresó en el seminario de Lublín. Fue ordenado sacerdote en 1926. Después de trabajar en Modliborzyce y Sol, fue enviado a Zamch para organizar una parroquia católica en medio de una población de mayoría ruteno-ortodoxa. Después de numerosas dificultades, y de acusaciones contra él tuvo que ser trasladado. La encuesta abierta sobre su conducta lo rehabilitó por completo. Tras una breve estancia en Perespa, fue nombrado párroco de Gdeszyn (Hmbieszów). Aquí estaría 10 años, en los que se acreditó como un párroco celoso y entregado a su ministerio. Era sobrio, austero, modesto, humilde, había logrado dominar su fuerte carácter y gozaba de la estima de su feligresía. 
Al mes siguiente de la guerra, cuando los alemanes dominaban todo el país, su parroquia le fue confiscada y entregada a la confesión ruteno-ortodoxa. Él convirtió en capilla una habitación de su casa y allí siguió ejerciendo su ministerio en medio de una atmósfera de terror creada por los nazis y los nacionalistas ucranianos. La policía lo arrestó y lo sometió a un brutal interrogatorio con el fin de sacarle los nombres de los comunistas y de quienes se habían quedado con las llaves de la iglesia. Como se negó a delatar a nadie, fue llevado a la salida del pueblo donde fue fusilado. El papa Juan Pablo II lo beatificó como mártir el 13 de junio de 1999, con otros mártires de origen polaco víctimas del nazismo.