10 de febrero de 2015

Beato HUGO DE FOSSES. (c.1093 - c.1163).


(fr.: Hugues de Fosses).
Inteligente, juicio, pensamiento

Martirologio Romano: En el monasterio premonstratense de Fosses, cerca de Namur, en Lotaringia, beato Hugo, abad, a quien su maestro san Norberto, al ser elegido arzobispo de Magdeburgo, le encomendó la organización de la nueva Orden, que rigió prudentemente durante treinta y cinco años.

Nació en Fosses (Bélgica); fue ordenado sacerdote; y fue canónigo de la iglesia colegial de su ciudad. En el 1119, conoció a san Norberto, fundador de los premostratenses, del que se hará amigo y asistente, profesó en los premostratenses en Colonia en 1121. A partir de 1126 san Norberto, al ser nombrado obispo de Magdeburgo, dejó en sus manos el cuidado y gobierno de la Orden, como abad de Prémontré y superior general.  
Cuando Hugo de Fosses tomó la dirección de la Orden, se encontraba ésta en un momento crítico. San Norberto se había basado en la Regla de San Agustín; había introducido costumbres y dictado ordenaciones; pero no había tenido tiempo para redactar los Estatutos definitivos. Rápidamente se puso Hugo a la obra, y ya en 1126 obtuvo del papa Honorio II la aprobación de las primeras ordenaciones. Pero su mérito principal consiste en haber dado la forma definitiva a los Estatutos de los premonstratenses. En ellos se resolvía claramente la cuestión sobre si la Orden de los premostratenses debía ser simplemente una reforma de los canónigos de Sa Agustín o una nueva Orden, con una finalidad nueva. Se trataba, pues, de una nueva Orden, que sobre la base de la vida común de los canónigos regulares, se dedicaba de lleno a la cura de almas. El segundo mérito de Hugo consiste en haber dado un poderoso impulso a la obra. Con el apoyo de la jerarquía, particularmente de los Romanos Pontífices, la Orden se propagó con relativa rapidez. Pío XI confirmó su culto el 13 de julio de 1927.